Compartir

Uno de problemas más graves que enfrenta México es la violencia, lo cual en el caso de la labor informativa se torna aún más peligrosa cuando los periodistas se enfrentan al peligro que implica reportar asuntos sensibles para la sociedad como lo han sido la corrupción, las injusticias, la seguridad pública, las aplicaciones de malas políticas, o incluso las movilizaciones sociales, aseguró el diputado Ricardo Fuentes Gómez.

Con motivo de la vigésimo sexta celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, recordó que los estados de la república más violentos para la prensa siguen siendo Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Oaxaca y la Ciudad de México.

Ante ello y acorde al pronunciamiento de la ONU en el sentido de que “ninguna democracia está completa sin acceso a la información transparente y fidedigna, el legislador de Morena consideró que debemos, en esta Cuarta Transformación avanzar hacia la garantía plena de la libertad de expresión, a través de marcos jurídicos que consideren las voces de la población.

“Como sabemos, el número de periodistas asesinados, amenazados y desplazados ha aumentado sistemáticamente desde hace por lo menos 10 años”.

Lamentablemente, dijo Fuentes Gómez, tan solo el día de ayer se registró un nuevo atentado que costó la vida a un periodista y defensor de los derechos indígenas en Oaxaca, Telésforo Santiago Enríquez, en el municipio de San Agustín Loxicha, en la sierra sur de aquel estado.

En ese marco, recordó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que suman 147 periodistas asesinados desde el 2000 (15 son mujeres), 21 comunicadores desaparecidos desde el 2005, y se perpetraron 52 atentados contra instalaciones de medios informativos desde 2006.

Redimensionar imagen