Compartir

El senador Gustavo Madero Muñoz señaló que es preocupante la postura que manifiesta el presidente Andrés Manuel López Obrador respecto a los órganos autónomos, a los cuales, incluso ha calificado como “una farsa”.

El Ejecutivo federal, afirmó, tiene una enorme nostalgia por el México de los años 60 y 70 donde el gobierno contaba con una plena potestad para tomar las decisiones en los sectores estratégicos y no había entidades que realizaran, opinaran y revisaran el tema.

“Andrés Manuel quiere tener la palabra final en cada decisión que toma la 4T, no le gusta que órganos como la Cofece, Coneval, CNDH o la CRE tengan voz y en ocasiones voto en lo que ocurre en México”, destacó el legislador chihuahuense.

La reciente destitución de Gonzalo Hernández Licona como secretario general del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), luego de haber señalado las afectaciones a los estudios y análisis que tendrá el órgano con motivo la austeridad aplicada por el Gobierno federal, es una muestra del desdén que se tiene hacia estos órganos, indicó.

A esto se suma la declaración de López Obrador durante su conferencia matutina cuando dijo que se contempla la desaparición del Coneval para que sea el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el encargado de realizar los trabajos de medición y evaluación correspondientes añadió el legislador panista.

En tal declaración, el Presidente calificó como un abuso la creación de órganos “supuestamente autónomos e independientes” que a su percepción no ofrecen algún beneficio; además aprovechó para atacar a la sociedad civil, otro de los sectores cuya labor ha sido minimizada por López Obrador, lamentó.

“Sería un absoluto error y un retroceso si Andrés Manuel elimina el Coneval y haremos lo que corresponda para evitarlo, lo que se oculta detrás es su rechazo al análisis de sus programas, porque la entrega directa de dinero no está ayudando a la reducción de la pobreza”, aseguró Madero Muñoz.

El senador recordó lo que con anterioridad el Presidente ha hecho por debilitar a estos órganos, como lo ocurrido con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) cuando presentó perfiles con nulo conocimiento en el tema y cercanos a él, para integrarla.

A la lista de órganos atacados por AMLO se agrega el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), al que acusó de “mantenerse callado” por los sueldos de sus consejeros; el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) al que incluso desapareció al señalar erróneamente de ser el encargado de evaluar a los maestros y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) cuyas recomendaciones han sido minimizadas por el Gobierno Federal, concluyó el también Presidente de la Comisión de Economía.

Redimensionar imagen