Compartir

Con el objetivo de visibilizar la importancia que tiene el trabajo de
los cuidados y se reconozca que es un problema público y no una labor
exclusiva de las mujeres, el Centro de Estudios Legislativos para la
Equidad de Género del Congreso de la Cuidad de México presentó el
Diagnóstico de Corresponsabilidad del Estado Mexicano en el trabajo del
Cuidado.

Durante su participación, Lucía Pérez Fragoso destacó la importancia
de erradicar la idea de que la responsabilidad del cuidado de las
personas le corresponde exclusivamente a las mujeres; por ello se debe
trabajar en fomentar una cultura de corresponsabilidad entre hombres y
mujeres, “es indispensable asumir que el rol de las tareas domésticas
y la atención de las personas dependientes debe ser equitativo y no una
cuestión de género”.

Indicó que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece
la necesidad de implementar políticas públicas de cuidado que
garanticen los derechos humanos, así como el empoderamiento y bienestar
para quienes cuidan y para quienes son cuidados.

Por lo anterior, destacó la urgencia de que el Estado amplíe la oferta
y calidad de servicios de cuidado garantizando en todo momento la
protección de derechos tanto de las personas que cuidan como de las que
son cuidadas, “para ello es necesario que se tomen en cuenta las
demandas de cada grupo, evitando generar esquemas discriminatorios por
razón de género”.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, Paula Soto
Maldonado indicó que en el año 2017 el trabajo no remunerado en los
hogares representó más de 5 millones de pesos, y ejercerlo impacta en
la vida social y económica de las familias, pero en especial de las
mujeres.

Destacó la urgencia de que el Estado asuma la responsabilidad de
proteger los derechos de quienes ejercen el cuidado, en especial de las
mujeres que son quienes muchas veces se enfrentan solas a la enorme
tarea de dedicar sus vidas al cuidado de alguien más.

Aseguró que el desgaste económico, físico, psicológico y emocional
afectan la calidad de vida y enfatizó que la división del trabajo y
los roles tradicionales de género que aún prevalecen impactan de
manera diferenciada entre mujeres y hombres provocando una brecha en el
ejercicio de sus derechos.

“Debemos reconocer que el trabajo que realizamos las mujeres en
materia de cuidado, no es remunerado, ni reconocido e impacta
directamente en el ejercicio de nuestros derechos, pues nos limita en
materia profesional, personal y de recreación”, indicó la
congresista.

Paula Soto recordó que la Constitución Política de la Ciudad de
México reconoce los derechos de las mujeres y establece la necesidad de
un Sistema de Cuidados, en el que se garantice el derecho de una persona
en situación de dependencia a recibir el cuidado, y garantizar el apoyo
a las personas que realicen el cuidado, reconociendo el ingreso
económico y el valor social que representa el mismo.

“Legislar en la creación de un Sistema de Cuidados para la Cuidad de
México es buscar garantizar derechos a  dos personas, las que necesitan
el cuidado y las que ejercen el cuidado, a través de buscar la calidad
de vida de ambas”, señaló la diputada de MORENA.

Finalmente, el coordinador de Investigaciones del CEPAL México,  Pablo
Yanes Rizo señaló que el sistema de cuidado es un debate nuevo,
ambicioso y transversal.

Agregó que el gasto social de inversión en la materia es insuficiente
y se encuentra muy rezagado en nuestro país, por ello consideró como
un desafío la creación de un sistema de cuidado con presupuestos más
significativos, que cuenten con la redistribución en los sectores más
populares para su mayor accesibilidad.

Redimensionar imagen