Compartir

Lourdes Aguilar/Foto Francisco Geminiano

Me ofenden cuando me preguntan, usted va a manejar partidas secretas, les contesto » no soy Salinas», dijo el Presidente.

El Instituto de Transparencia solo sirvió de tapaderas a esas partidas secretas de las administraciones pasadas, no decían nada sobre esos recursos.

López Obrador, dijo que no habrán mayores cambios con la aprobación de la Ley de Austeridad Republicana, y que él  como presidente no asumirá el total control y que parte de las funciones las retomará la Secretaria de Hacienda.


«Ni modo que sea Salinas para tener una partida secreta, por favor no me confundan. Hay muchos cambios», afirmó.

Recordo una llamada grabada al ex Secretario de Comunicaciones Ruiz Sacristan que dijo que la mitad de la partida secreta se la robo Salinas.

La Ley de Austeridad Republicana pone límites al gasto público y permite que esos ahorros sean destinados “a proyectos previstos en el Plan Nacional de Desarrollo” o al destino que “por decreto” el presidente determine.

Redimensionar imagen