Compartir

Al realizar una gira de trabajo en Nuevo León, Lorena Piñón Rivera, candidata a la dirigencia nacional del PRI, aseguró que en la próxima elección partidista sólo habrá de dos sopas para definir el camino que debe seguir el instituto político: la cúpula tradicional que representan sus contrincantes o el proyecto que ella encabeza, cuyo pilar nacional es el priismo de base.

“Para mí las otras dos fórmulas representan más de lo mismo y son parte de ese grupúsculo que queremos eliminar. No podemos permitir la permanencia de gente que ha afectado al partido como en el caso de la señora Ortega; este fin de semana inventó un complot, que nosotros impedimos su participación en un foro con la estructura nacional de la Unidad Revolucionaria, siendo que todas las fórmulas fuimos notificadas oportunamente del evento. La señora quiere seguir lastimando a la militancia y engañándola, no lo vamos a permitir”, aseguró previo a sus reuniones con líderes seccionales de Monterrey y Apodaca.

Acompañada por su coordinador estatal de campaña, Alaín Frías Pereira, la candidata enfatizó que Alejandro Moreno e Ivonne Ortega representan más de lo mismo, de la cúpula que no quiere soltar el poder al interior del partido.

Además, Piñón Rivera aseguró que para la fórmula que encabeza es una prioridad el tema de la paridad de género al interior del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

“Aunque en el artículo 86 de los estatutos del partido se estipula la paridad de género, eso no se cumple, ya que sólo son 4 presidentas estatales del PRI en todo el país, en contraste con 28 presidentes. En el comité nacional hay formalmente 24 secretarías, Daniel y yo designaremos como titulares a 12 hombres y 12 mujeres, porque así debe ser, así debe de funcionar de acuerdo al mandato estatutario”, enfatizó la veracruzana.

Por su parte Daniel Santos Flores, candidato a la Secretaría General, aseguró que pase lo que pase en el proceso interno, ellos permanecerán en el partido.

“Hemos estado firmes en las peores debacles que ha tenido el PRI. Nosotros iniciamos nuestra militancia en la crisis provocada por el 2000, nos mantuvimos cuando en nuestros estados -Tamaulipas y Veracruz-, el PRI perdió el poder y hoy nos mantenemos firmes por los altos ideales del partido y la convencida lealtad de su militancia”, dijo orgulloso.

Para finalizar, Piñón Rivera reconoció la labor que hace la dirigencia estatal en Nuevo León, sin embargo, aseguró que la intención de su gira por la entidad y los demás estados que restan por visitar, es reunirse con la militancia de a pie, con los seccionales y con todos los que son priistas de carne y sangre, porque son los que siempre han guardado fidelidad al partido y no son priistas de nómina.

Redimensionar imagen