Compartir

En la Comisión de Puntos Constitucionales, los diputados federales de Morena le dicen no a la rendición de cuentas, al desechar la iniciativa del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que propone que el presidente de la República presente un informe por escrito y comparezca personalmente ante el Pleno legislativo.

Con esta decisión, los legisladores de la fracción oficialista evitan que el titular del Poder Ejecutivo, en la apertura de sesiones ordinarias del primer periodo de cada año de ejercicio del Congreso, enuncie su mensaje sobre el estado general que guarda la administración pública del país y escuche los posicionamientos de los grupos parlamentarios, como lo propuso la diputada priista Lorena Piñón Rivera.

Los integrantes de la bancada tricolor consideramos que al negar la reforma al artículo 69 de la Constitución Política, Morena muestra una vez más su cerrazón al diálogo, a escuchar y al análisis, confirma que es una dictadura que no le gusta ser cuestionada y que está primero su movimiento que sacar adelante a México.

Paraliza, de nueva cuenta, los acuerdos y la reflexión profunda de temas y políticas que merecen ser detalladas por beneficiar o afectar a los mexicanos. Además, dan un tratamiento protector y desigual a la figura del Presidente a comparación de cualquier otro Secretario de Estado o funcionario público.

Históricamente, las grandes naciones democráticas han privilegiado el dialogo entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo, para entender los resultados económicos, de seguridad, salud, derechos humanos, educación y medio ambiente, entre otros.

Es evidente que el partido mayoritario evita a toda costa que se le pregunte al Presidente los por qué de la alza de feminicidios; la protección que existe entre el gobierno federal y los cárteles; el incremento desmesurado de las obras faraónicas de este gobierno; la muerte de periodistas; los malos resultados para atender la pandemia; la mala economía de México; entre muchas cosas más.

México es uno de los pocos países democráticos en donde el presidente no rinde su informe de manera presencial en el Congreso, lo que demuestra que Morena busca debilitar la vida democrática del país.

Los diputados federales del PRI hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas para trabajar por México, y recuperar el diálogo entre poderes con la comparecencia del Presidente de la República.

A %d blogueros les gusta esto: