Compartir


Hay razones suficientes para subir el tono de voz de los movimientos feministas, porque el gobierno de la 4T, que se dice aliado de las mujeres, no tiene una agenda social que atienda sus necesidades y demandas; no obstante, ahora pretende silenciarlas con vallas y murallas, sentenciaron las y los diputados del PRI, al conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

Las legisladoras Sara Rocha Medina y Lucero Saldaña Pérez, manifestaron que hay motivos para seguir marchando. Callarse no es una opción, ya que implica no existir y las mujeres buscan ser escuchadas, que sus proclamas, movimientos, liderazgos e ideas sean reconocidas, tanto en México como en el mundo, porque la lucha es legítima y universal: terminar con la desigualdad, violencia y discriminación con hechos tangibles.

La vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Sara Rocha, demandó al gobierno federal coherencia, “no se puede hablar de aliados de las mujeres si se ha dejado de atender al Seguro Popular, la vida; si quitamos las instancias infantiles; si redujimos los presupuestos para abordar los programas contra la violencia; si no rompemos el pacto patriarcal; si les negamos el derecho a manifestarse y a expresarse de manera libre; si no cuentan con los recursos necesarios para poder atender los tratamientos de cáncer, ¿dónde está la congruencia de la 4T?, ¿dónde?”.

Al pie de la tribuna con la consigna de “ningún agresor en el poder”, los legisladores del PRI, exigieron romper el pacto patriarcal que impide aportar soluciones a problemas que la pandemia ha dejado al desnudo, donde las mujeres siguen siendo las más afectadas económicamente, las que más han perdido empleos, han tenido que renunciar por atender a sus hijos y que en muchas ocasiones, en medio del encierro son víctimas de la violencia doméstica.

Rocha Medina dijo que tenemos grandes retos por delante, “nos falta derrumbar los muros de la injusticia, la desigualdad y la opresión de la violencia, venimos a hablar en nombre de las 10 mujeres mexicanas que a diario son víctimas de feminicidios; de las que ganan 30 por ciento en promedio menos que los hombres; de las que cada 23 minutos son violentadas; de las que les ponen techos de cristal en sus trabajos; de las que en algún momento de su vida han sido damnificadas de la violencia”.

En su intervención, la legisladora Lucero Saldaña consignó: “Las mujeres salimos a las calles, ¡no las calles!”, recordó que, gracias a estos movimientos, mitines, huelgas, a los que se han sumado hombres, fue posible formalizar el Día Internacional de la Mujer, el voto femenino, el reconocimiento al trabajo doméstico, el movimiento feminista indigenista, los desayunos escolares, por mencionar algunas conquistas sociales.

“¿Hay razones para seguir marchando en el mundo, hay razones para seguir protestando en México? Sí, porque tres de cada cinco mujeres viven en situación de violencia; hay 128 por ciento más feminicidios, según la Red de Refugios; 60 por ciento más homicidios dolosos de mujeres, son clasificaciones que a veces no se suman, son nuestros datos, porque hay otros datos que no reflejan esta realidad”, sentenció.

La legisladora de Puebla apeló a no callar a las víctimas y agregó “verde y violeta pintaron el mundo desde el 2020, movilizaciones tumultuosas, en los espacios digitales, sí, hemos avanzado, pero necesitamos que esa valla que pretende acallar las voces de mujeres, del “ya chole”, de las otras cifras, de la insensibilidad y la injusticia, no sean muros falsos, nos sumamos a la proclama para que esa valla sea un símbolo, un símbolo del memorial de las víctimas”, concluyó.

Como parte de la efeméride del Día internacional de la Mujer, la legisladora Claudia Pastor Badilla, exaltó la inscripción en letras de oro en el Muro de Honor del Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados, de los nombres de Hermila Galindo Acosta y Elvia Carrillo Puerto, mujeres que sentaron bases políticas y sociales para el acceso a los derechos políticos de género.

Hizo notar que, de las 77 inscripciones del muro, 52 corresponden a personajes destacados de la historia del país, de los cuales, sólo siete son mujeres y agregó, “hoy en un contexto sin precedentes, en el que se encuentran amurallados edificios que significan nuestro patrimonio histórico, mientras otros construyen murallas nosotros inscribimos con hilos de oro y en alto a las mujeres mexicanas”.

Agregó que “ni qué decir de las propuestas de candidatos con reiteradas acusaciones de violación. La vana ilusión de moderar a través de ignorar estos reclamos, el boicot común de silencio, atiza el descontento y eleva la protesta. No se puede apagar el fuego con gasolina. Las protestas feministas son un movimiento serio y universal que cuestiona el patriarcado, a esa concesión de poder natural hacia el hombre”.

Redimensionar imagen