Compartir

Las Comisiones Unidas de Gobernación y de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana, aprobaron el dictamen por el que se ratifica el nombramiento que hizo el Ejecutivo federal, a favor de Roberto Salcedo Aquino, como titular de la Secretaría de la Función Pública. 

El nombramiento fue avalado por la Comisión de Gobernación, que preside Mónica Fernández Balboa, con 10 votos a favor y dos abstenciones. En tanto la Comisión de Anticorrupción, Transparencia y Participación Ciudadana, emitió siete votos a favor, uno en contra y dos abstenciones. 

La senadora Mónica Fernández informó que el dictamen será remitido a la Mesa Directiva del Senado, para que lo ponga a consideración del Pleno. 

Previamente, como parte de la metodología para su ratificación, Salcedo Aquino compareció ante las y los integrantes de ambas comisiones, donde dijo que la Secretaría tiene un rumbo definido, programas de trabajo sólidos y convicción en su visión. 

Ejerceremos al límite y con responsabilidad nuestras facultades de control, inspección, regulación, rendición de cuentas y fiscalización, para el debido cuidado de la Hacienda Pública, en favor de la ciudadanía, manifestó. 

En este sentido, indicó que el Programa transversal de combate a la corrupción y a la impunidad, inició sus trabajos desde los primeros meses de la actual administración y guía la acción de esta dependencia para lograr los objetivos de un gobierno eficaz.   

Destacó que sus líneas de operación están enfocadas en combatir las causas y efectos de la corrupción, por medio de la prevención y control interno; reducir los niveles de impunidad administrativa; promover la eficacia de la gestión gubernamental y asegurar que se cumplan las metas de los programas gubernamentales; y fortalecer las capacidades del personal. 

Roberto Salcedo precisó que el esfuerzo desplegado en todas las vertientes del programa se comienza a apreciar en los indicadores aprobados por Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Dichos indicadores, subrayó, muestran que la percepción de corrupción en el Gobierno Federal disminuyó, de 86 por ciento en 2017, a 66 por ciento en 2019; y que la confianza en este gobierno se incrementó, de 25 por ciento, a 51 por ciento, en el mismo periodo. 

También se implementó un programa sectorial, con el objeto de fortalecer las capacidades institucionales de la Secretaría de la Función Pública, además de establecer las estrategias y líneas de acción para alcanzar los objetivos y las metas propuestas, agregó. 

Ambos programas, argumentó, tienen un enfoque fundamentalmente preventivo que permite identificar y administrar los riesgos institucionales, para anticipar situaciones de incumplimiento, advertir malos manejos de los recursos públicos. 

Posteriormente, en la ronda de preguntas y respuestas, el senador de Morena, Gilberto Herrera Ruiz preguntó a Salcedo Aquino sobre las áreas de oportunidad que ha detectado en la Secretaría, así como las debilidades de esta institución que se deben superar. 

En tanto, el senador Damián Zepeda Vidales dijo que a pesar de que el combate a la corrupción es la principal bandera del Presidente de la República, la percepción en esta materia no ha mejorado y los indicadores internacionales ponen a México en los últimos lugares. Además, cuestionó que en este gobierno ocho de cada 10 contratos que se otorgaron, fueron por adjudicaciones directas. 

Del PRI, la senadora Nuvia Magdalena Mayorga Delgado consideró como “un gran acierto” el nombramiento de Roberto Salcedo. Pidió al funcionario que refuerce el combate a la corrupción y atienda la urgente necesidad de regular las compras de medicamentos. 

Noé Castañón, senador de Movimiento Ciudadano, refirió que el combate a la corrupción ha sido una las principales líneas de acción de este gobierno; sin embargo, no hay claridad en los resultados de esta administración. 

Por Encuentro Social, la senadora Eunice Renata Romo Molina recordó que esta dependencia fue mal utilizada en gobiernos anteriores, por lo que preguntó cuáles son los retos para avanzar en la erradicación de la corrupción. 

En sus repuestas, Roberto Salcedo Aquino recordó que hay un mandato popular de acabar con la corrupción, “desde arriba”, el cual se tiene que cumplir, por lo que hay una limpieza en la parte superior de la pirámide de la administración pública. 

Señaló que además de la probidad de los funcionarios públicos, es necesario establecer controles “para que aquel que tenga la tentación de portarse mal no lo pueda hacer”. Por ello, explicó, se fortalecen áreas de control gubernamental para prevenir actos de corrupción. 

Respecto a las adjudicaciones directas, Salcedo Aquino expuso que en 2019 éstas representaron 50 por ciento de todas las compras, lo que provocó una percepción de que había que bajar esa cifra. 

En este sentido, refirió que, en el primer semestre de 2021, las licitaciones públicas se ubicaron en 61 por ciento, “lo que es un logro importante”. 

Sobre la adquisición de medicamentos, Roberto Salcedo expuso se busca cumplir dos objetivos: uno comprarlas en las mejores condiciones para el Estado y con oportunidad debida. 

Indicó que por los motivos del Covid-19, la ausencia de fuentes de abasto y los procedimientos internos dificultaron la realización de adjudicaciones en tiempo; sin embargo, al día de ayer se habían comprado el 97 por ciento de todos los medicamentos. 

“Esto es una gran experiencia para que empecemos la planeación para el siguiente año y regularizar estas compras. Estamos avanzando en ese sentido”, subrayó. 

Por otra parte, Salcedo Aquino aseveró que los actos de corrupción sean de “hombres importantes o no”, se tratarán con imparcialidad y sin sesgos. 

Redimensionar imagen