Compartir

Virginia Pérez Souza/ Foto Francisco Geminiano

Taxistas de la Ciudad de México tomaron la plancha del Zócalo de la capital, para apostarse frente a Palacio Nacional en reclamo contra las empresas de taxis privados como UBER y más.

Desde antes de las seis de la mañana de este lunes, taxistas se dieron cita en la plancha del zócalo capitalino además de varios puntos estratégicos de la Ciudad de México para hacer escuchar sus demandas.

APPS FUERA DE LA LEGALIDAD

Los taxistas mencionaron que la propuesta de la jefa de Gobierno de eliminar el coyotaje y la corrupción en los trámites es lo mínimo que debe hacer un gobierno  para evitar que terceros rompan con el marco de la legalidad.

Que los conductores y dueños de los vehículos de esas empresas están fuera de toda legalidad al no contar con la concesión correspondiente y esto es sinónimo de un delito en cada servicio que prestan; los  hace acreedores a una pena de tres a seis años de cárcel.

Señalaron que las aplicaciones como Uber y Cabify son realmente la competencia desleal que sufre a diario el gremio taxista y también representan el mejor ejemplo de corrupción ya que están fuera de los marcos normativos y de la Ley de Movilidad.

Para los taxistas la propuesta del gobierno de la CDMX no promueve “un piso parejo” para el gremio, pues solo se trata de tender una cortina de humo y engañar a choferes y concesionarios.

Mencionaron que si la Ley de Movilidad no se aplica es porque este gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum no pretende acabar con la corrupción, a pesar de que fue uno de sus principales banderas durante la campaña electoral del 2018.

Es por ello que le exigieron a la jefa de gobierno, Claudia Shienbaum, a su secretario de Movilidad, Andrés Lajous, y al director General de Licencias y Operación de Transporte Vehicular, Carlos Augusto Morales, que se pongan a trabajar, que no traten de inventar soluciones mágicas y mediáticas.

Se espera que al mediodia los taxistas levanten sus plantones y marchas.






Redimensionar imagen