Compartir

Por Virginia Pérez Souza y Lourdes Aguilar/ Foto Francisco Geminiano

Ricardo Sheffield Padilla, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), reportó como cada lunes que ocho por ciento de las gasolineras en México usan “rastrillos” para alterar los porcentajes de combustibles que venden a los consumidores.

En su reporte del «quién es quién»en los precios de gasolina y gas el funcionario explicó que la semana pasada fue hallado un “rastrillo” en la gasolinera Luis Barrera Llanos, en Monclova Coahuila. 

«El “rastrillo” es un aditamento que usan algunas gasolineras para “rasurar” el porcentaje de los litros de gasolina que venden a los consumidores», explicó.

Sheffield Padilla, reportó además que por la venta en Diésel, el precio más caro se ubicó en Villa de Tututepec, Oaxaca a $22.13 por litro, mientras que el precio más económico fue en el centro de Tabasco a $17.44 por litro.

En cuanto a gasolina Premium, el precio más alto se registró en Monterrey, Nuevo León, a $ 21.93 por litro y el más barato en el centro de Tabasco a $19.19. 

Para el caso de la Magna el precio más elevado fue en Aguascalientes, Aguascalientes a $21. 81 y el más barato en Macuspana, Tabasco a $19.20. 

Con respecto a las 125 verificaciones realizadas en la semana, el funcionario dijo que cinco gasolineras no se dejaron verificar, dos de ella se ubicaron en Sinaloa, una en Sonora, una en Chiapas y otra en Michoacán, además, 25 de ellas presentaron irregularidades en dar litros de a litro y 73 no tuvieron irregularidades.

Redimensionar imagen