Compartir

El Fondo Monetario Internacional ratificó que México cumple con todos los criterios de habilitación necesarios para acceder, en caso de requerirlo y sin condición alguna, a los recursos de la LCF.

El FMI afirma que, ante los choques asociados a la pandemia de COVID-19, la economía ha demostrado resiliencia como resultado de la gran solidez de las políticas y los marcos de políticas institucionales, incluidos un régimen de tipo de cambio flexible, un marco creíble de metas de inflación, la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y un sector financiero bien regulado. Asimismo, la Institución manifiesta que las autoridades tienen una trayectoria de sólida gestión de las políticas y están firmemente comprometidas a mantener políticas prudentes.

Dicho organismo internacional resalta los siguientes puntos cumplidos:

  • Una deuda pública sostenible y finanzas públicas sanas, con una política fiscal sustentada en la ley y riesgos para la deuda manejables.
  • Una inflación baja y estable, así como expectativas de mediano y largo plazo bien ancladas, en el contexto de un marco sólido de política monetaria y cambiaria.
  • Un historial de acceso estable y en términos favorables del Gobierno a los mercados internacionales de capitales.
  • Una posición adecuada de reservas internacionales.
  • Un sistema financiero robusto y solvente, así como una supervisión efectiva del sector.

La Comisión de Cambios anunció en 2017 una estrategia gradual de salida de la LCF y dio los pasos iniciales en este sentido. No obstante, considerando el aumento significativo en los riesgos externos por los efectos de la pandemia y las implicaciones de mayor persistencia en diversos sectores, así como los efectos en los mercados financieros, esta Comisión decidió mantener el monto de acceso equivalente a aproximadamente 61 mil millones de dólares –esto es, 44.5635 mil millones de derechos especiales de giro.[3] Hacia delante, la Comisión continuará evaluando la implementación de una estrategia de salida gradual y ordenada, acorde con el panorama de riesgos que enfrente México. La LCF, de carácter precautorio, complementa las políticas económicas de las autoridades mexicanas para enfrentar condiciones económicas externas adversas y preservar la estabilidad económica y financiera. En este sentido, la LCF es un instrumento que refuerza las reservas internacionales. Las autoridades refrendan su compromiso con políticas macroeconómicas sólidas y responsables, que abonen a la estabilidad y a una reactivación económica vigorosa y sostenida.

[1] El comunicado de prensa sobre el anuncio de la Comisión de Cambios del 25 de noviembre de 2019 puede consultarse en https://www.banxico.org.mx/publicaciones-y-prensa/anuncios-de-la-comision-de-cambios/%7BC06CBCA6-8038-6509-7ADE-6A3B47C32F9F%7D.pdf

[2] El informe de la Línea de Crédito Flexible para México puede consultarse en: https://www.imf.org/en/Publications/CR/Issues/2020/11/19/Mexico-Review-Under-the-Flexible-Credit-Line-Arrangement-Press-Release-and-Staff-Report-49907

[3] Monto basado en la cotización de los derechos especiales de giro (DEG) en la fecha de aprobación de la LCF vigente, el 22 de noviembre de 2019: 1 USD = DEG 0.726187.

Redimensionar imagen