Compartir

El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos hizo un llamado al gobierno mexicano a impulsar una política energética acorde con la tendencia global, sin apostar al pasado, como es la construcción de una refinería, pues advirtió que será “difícil” cumplir con las obligaciones fiscales para el próximo año.

El empresario consideró que México se encuentra en un momento en que la administración pública federal debe «corregir el camino», porque ya se notan los impactos de las decisiones que de manera equivocada se tomaron en lo que va de este sexenio, dijo el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther.

“Las decisiones de inversión del gobierno no están apegadas a estándares técnicos básicos y su obsesión con invertir en una refinería no tiene sustento ni ambiental, ni económico. La idea de solventar financieramente a Pemex no es viable, consideró.

A través de su mensaje semanal La Señal Coparmex, el empresario hizo votos por desarrollar proyectos de inversión que den certeza y que tengan como indicadores de éxito su rentabilidad ambiental, económica y social.

Porque insistió en que ya comienzan a notarse los impactos de las decisiones equivocadas y poco planeadas de inversión del gobierno federal dijo De Hoyos, tanto Fitch Ratings, como Moody’s, agencias internacionales reconocidas, degradaron las calificaciones de Pemex y CFE por primera vez en 10 años.

“Ambas calificadoras concuerdan en que será difícil cumplir con los objetivos fiscales en 2020, sobre todo si se continúa con la política energética del gobierno actual”, aseveró.

El problema es que no se tiene una visión estratégica de largo plazo para generar inversiones de gran valor agregado, en lugar de «caprichos» y de seguirse así las consecuencias serán «desastrosas», añadió

Redimensionar imagen