Compartir

Este 2019 que termina, sin duda fue un año sumamente intenso que quedó marcado por el relevo en la presidencia de la República. El escenario político dio un giro radical para arribar a la llamada cuarta transformación y a un año de distancia, aún no se han acomodado las piezas, lo que viene a sugerir que harán falta más años de la actual administración que promete llevar a México a una nueva época.

A pesar de que la mayoría de los actores políticos ya han hecho maletas, muchos son los temas que se quedan pendientes en este impasse navideño.

Uno de ellos es el tan llevado y traído T-MEC, que el presidente Andrés Manuel López Obrador se apuntó como un logro de su gestión. Ayer, en la última sesión en el Senado de la República y por unanimidad, comisiones del Senado de la República, aprobaron el protocolo de modificaciones a dicho Tratado que por cierto, no ha dejado de causar cierto escepticismo por lo que pudo haber cedido México, prácticamente entregándose a los designios del gobierno de Estados Unidos, que ha dado prueba fehaciente del grado de autoridad que tiene en nuestro país.

Y como “botón” de muestra, ahí está que el expresidente de Bolivia, Evo Morales, después de haber sido nombrado con mucho “bombo y platillo”, “visitante distinguido” por el gobierno de la Ciudad de México, que encabeza Claudia Sheinmbaum, tuvo que abandonar tierras mexicanas  prácticamente por la puerta trasera y a hurtadillas, en cuanto empezaron las amenazas del mandatario norteamericano, Donald Trump, respecto a designar a los carteles mexicanos como terroristas.

El boliviano se tuvo que ir también por las negociaciones precisamente del T-MEC; parecería que esa fue otra de las condiciones que impuso el gobierno de la Casa Blanca para destrabar el proceso de negociación, aunque claro, una vez en Argentina, Morales asegura que se siente más a gusto por aquellas tierras, luego de haber hecho una breve visita por Cuba.

Por cierto, ¿y dónde habrá quedado el dinero de la “coperacha” que organizó el flamante diputado petista, entre legisladores de su partido y de Morena, Gerardo Fernández Noroña, para mantener a Evo Morales en México?, pues es casi seguro que se quedó con esos recursos

El caso es que al momento de escribir estas líneas, solamente faltaba la aprobación en el pleno, pero hasta los senadores de oposición se mostraron muy satisfechos con el resultado final del T-MEC.

También a un paso de que cierren la cortina en el Palacio Legislativo de San Lázaro, menuda sorpresa se llevó la “aplanadora” morenista que coordina Mario Martín Delgado, cuando en la sesión de ayer, diputados de todas las bancadas, excepto desde luego, la del partido del presidente y su incondicional, el PES, votaron en contra del dictamen de reducción de 50 por ciento a recursos de partidos.

En el tablero electrónico se registraron 274 y, ¡¡oh, sorpresa!!, 207 en contra del PT, PAN, PRD, PVEM y PRI, razón por la cual no se reunió la ansiada mayoría calificada y el dictamen que en su momento propusieron el propio Delgado y la diputada Tatiana Clouthier, quedó desechado.

Menudo coraje el que hizo el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena en San Lázaro, que supuso que tenía “amarrados” los votos para la mayoría calificada. Por “las benditas redes”, el morenista exigió, pero ya sin que nadie le hiciera caso, que los legisladores que votaron en contra cumplieran su promesa. En fin.

Este 2019, puede decirse que fue el año en el que el presidente López Obrador, ha declarado la guerra a quienes considera sus más acérrimos enemigos, especialmente, a la administración del expresidente Felipe Calderón.

Hacia finales del presente año, el propio Ejecutivo detonó el primer escándalo en contra del exmandatario expanista con la aprehensión, hace unos días, del otrora poderoso secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, que ocurrió en la Florida, en Estados Unidos y de inmediato se empezó a especular en los corrillos parlamentarios, si acaso esa fue otra condición del vecino del norte para que T-MEC se destrabara. ¿Será?

Muy triste Navidad y Año Nuevo el que pasará García Luna, debido a los cargos que se le imputan y que se pueden resumir en sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa. Por su parte, el expresidente Felipe Calderón se ha deslindado del actuar de quien fuera su funcionario, pero es obvio que ya empezó a sentir, como se dice, “pasos en la azotea”, sobre todo ante la pregunta de ¿quién sigue en esta cacería?, esto, por más que el presidente diga que es muy respetuoso y que no tiene nada en contra de Calderón Hinojosa.

Antes estuvieron los casos de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex e inmediatamente después, el de Rosario Robles Berlanga, que aún permanece presa en el penal de Santa Martha Acatitla. La extitular de la Sedatu, pagó carísimo haberse sumado al gabinete del expresidente Enrique Peña Nieto y haber dejado odios verdaderamente acendrados en el PRD.

Ahí está que quien se aprovechó de la situación fue ni más ni menos que la diputada morenista, María de los Dolores Padierna, que se cobró con todo la aprehensión de su esposo, René Juvenal Bejarano, mejor conocido como “el señor de las ligas”, que ahora intenta “curarse en salud”, con eso de la política del lópezobradorismo, de que es preferible ser honesto que preparado y culto para ocupar un cargo.

La diputada Padierna se valió de su sobrino, el juez José de Jesús Delgadillo Padierna, -su incondicional servidor-, para seguirle cobrando a Robles su gran pecado, independientemente de que sea o no culpable de lo que se le acusa, pero de que le violaron su derecho de presunción de inocencia, que ni qué. Lo que hoy espera la exfuncionaria, es que una juez modifique la prisión preventiva que arbitrariamente le impuso Delgadillo Padierna.

En las postrimerías de este 2019, pareciera que alguien en Palacio Nacional, ha dirigido la mirada al PRI, -partido que se ha mantenido como una especie de “testigo de piedra” todo el año-, razón por la cual, el sonorense Manlio Fabio Beltrones, “se amarró el dedo” y por aquello de las dudas, se amparó.

Para el 2020 habrá elecciones en Coahuila e Hidalgo, pero las elecciones verdadera y realmente importantes, serán las del 2021, donde de acuerdo a diversos cálculos, Morena y por ende, el presidente, podrían perder esa arrasadora mayoría, así como muy paulatina pero consistentemente, ha bajado su índice de popularidad.

MUNICIONES

*** Muchos pendientes retomará este espacio cuando reanude, el Martes 7 de Enero del 2020 y en el que esperemos seguir contando con su preferencia. Feliz Navidad y mejor Año Nuevo.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen