Compartir

Citlali quiere reelegirse y Padierna busca la Presidencia de la Cámara de Diputados

La diputada Dolores Padierna presentó una iniciativa de reforma al artículo 17, de la Ley Orgánica del Congreso de la Unión para «extender el mandato» hasta por 3 años en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, al partido político que tenga mayoría absoluta, que actualmente detenta Morena. A la legisladora le gusta la escuela priista, que cuando tenía mayoría controlaba todo en la Cámaras de Diputados y Senadores. Y la actual dirigente de Morena, Yeidcold Polevnsky quiere continuar al frente de los «morenos».

Ambas iniciativas son calificadas de abusivas, desde hace varias legislaturas la presidencia de la mesa directiva se dividía entre las tres fuerzas que tuvieran más diputados. Ahora quieren revertir esa situación. Lo cual no deja de resultar curioso, lo que antes criticaban al otrora partido hegemónico, hoy les parece una práctica totalmente justa, encabezar las comisiones importantes, la administración de los recursos, la Junta de Coordinación Política, todo lo maneja Morena; a las minorías les dejan las migajas.

De prosperar la iniciativa de Padierna, se rompería el acuerdo de que la presidencia del órgano de gobierno sería rotativa y correspondería a la segunda fuerza política, que en esta ocasión corresponde al PAN.

Por ahora todo está en el aire, ha quedado en evidencia que Morena pretende retener la presidencia de la Cámara durante los dos años que le restan y más adelante si mantienen la mayoría. Antes, como oposición, pelearon por obligar al entones mayoritario PRI a concederle espacios a los partidos minoritarios en la conducción de las cámaras.

La iniciativa de Padierna padece del mismo defecto de procedimiento que la reciente reforma constitucional aprobada por el Congreso de Baja California al ampliar, después de las elecciones, el periodo para el gobernador de dos a cinco años, lo cual les ha ganado una censura casi general, pues sus compañeros de Morena, incluido el presidente Andrés Manuel López Obrador, se han negado a condenarla.

Ante los actos de terrorismo en Estados Unidos en que se han asesinados a mexicanos, el gobierno azteca exhibe su falta de decisión para exigirle al vecino del norte, que frene el contrabando de armas. Los presidentes hacen una declaración, censuran las políticas estadunidenses y nunca se vuelven a acordar del asunto, hasta que sale a la luz otros hechos violentos.

Pero Felipe Calderón rechaza que durante su gobierno pactara con Estados Unidos la entrada de armas a nuestro país, dijo que la Procuraduría norteamericana implementó operativos encubiertos que el gobierno mexicano desconoció, denominado como «Rápido y furioso».

Y afirma que «nunca hubo acuerdo alguno para introducir armas a México con el gobierno de EUA», añadió que, en cambio, su gobierno emprendió una dura exigencia al Congreso de Estados Unidos para «restablecer la prohibición de venta de armas de asalto y perseguir a traficantes de armas». Pero al final todo quedo igual, pero hoy hay 9 mexicanos asesinados por el racismo y muchos heridos.

El senador Ricardo Monreal adelantó que el trabajo de la agenda legislativa del próximo periodo ordinario de sesiones, a iniciar el 3 de septiembre, será exhaustivo y complejo, pero aseguró que continuará la ruta del consenso y el acuerdo para alcanzar la unanimidad, pues de esa forma se han logrado el 90 por ciento de las leyes aprobadas hasta hoy, en lugar de aplicar el «mayoriteo grosero del pasado», señaló.

Al acudir al primer informe de labores de los senadores morenistas por el estado de Hidalgo, Julio Ramón Menchaca Salazar y María Merced González, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República explicó que dicha agenda incluye los siguientes temas:

Revisión de las leyes reglamentarias en materia educativa, la nueva ley sobre el uso de cannabis para usos medicinales y lúdicas –propuesta por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero-; revisión urgente del sistema de justicia; eliminación y sanción de las empresas fantasma; la revocación de mandato y consulta popular; eliminación del fuero constitucional para el Ejecutivo y legisladores, así como la eliminación de comisiones bancarias para disminuir ganancias de usureros que, tan sólo en México, implican más de 5 mil comisiones a que obligan a usuarios a pagar.

Entre porras, aplausos y hasta abucheos de un buen número de militantes de Morena y de priistas presentes, como fue el caso del gobernador de la entidad, Omar Fayad Meneses, quien apenas pudo señalar que no es tiempo para enconos y odios. El mandatario pretendía rendir un informe de logros de administración, pero lo callaron con fuertes reclamos. Los senadores González y Menchaca rindieron cuentas a sus electores.

ubaldodiazmartin@hotmail.com
udiaz9021@gmail.com

Redimensionar imagen