Compartir

En tu siempre interesante programa del día 10 de diciembre pasado, preguntaste a los panelistas quiénes en el sector de la salud y desde su punto de vista son los personajes más destacados del 2020, ya sean nacionales o extranjeros, ya fuesen encomiables o criticables.

Coincido básicamente con su lista de los encomiables. Primero que nadie, el personal sanitario que ha luchado contra el Covid-19, desde el camillero y la oficinista, las ambulancias hasta las unidades de terapia intensiva.

Después mencionaron a, 1) los funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores por sus gestiones para lograr la importación de las vacunas recién desarrolladas en Inglaterra y Rusia; 2) Los padres de familia que están al pendiente, en casa,  de la enseñanza de sus hijos, particularmente las madres;  y 3)  por supuesto, los dueños de PYMES que sin el más mínimo apoyo gubernamental luchan por mantener a flote sus negocios y los empleos.

Yo agregaría a estas listas de héroes por valor personal, entrega  total y ética integral, al personal que ha permitido que nuestras vidas sigan funcionando en el día a día: 1) Los empleados de farmacias y supermercados; 2) los trabajadores de la Central de Abasto y otros mercados populares oficiales; y 3) los repartidores a domicilio y muchos  más… 

Me llamó la atención, Leo, que no mencionaran a los criticables más allá de Hugo López Gattel. No abundo en los diversos errores del subsecretario, pues ya lo he hecho en entregas anteriores, así que aquí va mi lista personal de villanos o buenos pero no aptos…

Primero que nadie, el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, quien prácticamente ha sido un fantasma en el cargo -y además irresponsable, pues se aparece cuando para nada sirve…-. Su gestión en el abasto de medicamentos ha sido pésima, particularmente para los niños con cáncer. Pretextar un dudoso robo no perdona la negligencia gubernamental. La corrupción en la compra y suministro de medicinas no justifica que haya hecho añicos la cadena de abastecimiento. Agregaría la falta de planeación para atender al resto de enfermos que ahora no son recibidos en los hospitales por el Covid, pues las enfermedades no esperan. 

El segundo lugar de los villanos corresponde a los legisladores de MORENA. Una cosa es apoyar al presidente y otra seguirlo en sus delirios. Ejemplos hay muchos, baste por ahora mencionar la eliminación de los fideicomisos por 68 mil millones de pesos, so pretexto de la corrupción y la austeridad. De nada sirvió que la oposición subrayara que los fideicomisos son auditables por la Secretaría de la Función Pública, tal vez porque ésta no hace nada. En total desamparo dejaron múltiples programas, entre ellos los dedicados a la ciencia, la tecnología y la atención de desastres naturales. Desde luego, los legisladores dejaron en el limbo el nuevo destino de tales recursos.

El tercer lugar de mi lista lo ocupa la secretaria de Energía, Rocío Nahle, por su necedad de pretender cambiar la política energética por los caminos torcidos. No entiendo su deseo de hacer crecer a la CFE a base de hundir a las empresas privadas con las que México tiene contratos firmados y en operación. Su nacionalismo trasnochado le ha costado mucho al país y más se pagará por el costo ambiental.

Se me acaba el espacio para abundar sobre otros villanos, pero no puedo olvidar a la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quien ha hecho una tragicomedia del combate a la corrupción. Ella parece tener distintas varas para medir las malas actuaciones de los funcionarios, según se trate de amigos o adversarios del proyecto lopezobradorista.

Y bien lo sabes, Leo, que a fin de cuentas los grandes perdedores por todo el mazacote de malas decisiones y acciones hecho bola arriba, somos todos los demás mexicanos, sin haber metido ni un dedo.

            Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015                       

Blog: leopoldomendivil.com

Redimensionar imagen