Compartir

Recientemente creado, el Banco del Bienestar tiene un objetivo muy preciso: llevar servicios y educación financiera a los sitios que, ya sea por remotos o densidad de mercado, no resultan costeables para la banca comercial y por lo tanto se requiere de un elaborado plan de presencia física soportado en un ágil plataforma tecnológica, subvención pública en principio, y capacitación de personal como el que prepara el equipo de Rabindranath Salazar.

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el Banco del Bienestar tendría 2,700 abundaron las acedas críticas de que el estado pretendía ser nuevamente banquero y que construiría enormes y costosas sucursales. Sin embargo, considerando que los 300 mil millones de pesos que el gobierno federal dispersará en programas sociales de este año en lugares alejados o donde los servicios financieros comerciales no encuentran retorno de su inversión, la ubicación de los “sitios” ha sido fundamental para combinarse con soluciones tecnológicas: espacios municipales, tiendas de Segalmex cuyo reimpulso ejecuta el equipo de Ignacio Ovalle, así como el uso de Terminales Punto de Venta, permite proyectar que hacia mediados de marzo estarán en operación las primeras 100 sucursales del nuevo banco. De hecho, para realizar las pruebas convenientes para una política pública previamente examinada, hoy se trabaja con las 6 primeras sucursales primaras.

El Banco del Bienestar empezó por el principio el año pasado: en lugar de dispersar los apoyos en efectivo o tarjetas de “sistema cerrado” hoy, en alianza con Carnet que aquí dirige Laura Cruz, tarjetas de “plataforma abierta” con chip seguro para interactuar con la banca comercial con un modelo que se busca sea de “costo cero”. Para elaborar modelos de servicio da amplia cobertura, la institución se asoció hace un año con la principal caja de ahorro de Alemania Sparkassen Finanzgruppe que lleva Heinrich Haasis. Y se busca que participantes de Jóvenes Construyendo el Futuro, programa encargado a María Luisa Alcalde, se capaciten en servicios bancarios para apoyar a personas de su comunidad.

Esta claro que hay sucursales que no serán rentables, que las personas tendrán que perderle el miedo al Internet… que se amplíen las redes de telecomunicaciones. Pero en algún momento hay que comenzar, con las herramientas del mercado, a re-nivelar un país inequitativo.

Declaratoria oficial de desbasto

El larguísimo oficio 700.2020-0020  entregado el pasado 22 de enero al titular de la dirección de administración del IMSS, José Antonio Olivares, firmado por la oficial mayor de hacienda, Thalía Lagunes, no deja lugar a dudas: en un pliego de 46 paginas se instruye al IMSS hacer comprar inmediatas de medicamentos cuyo uso puede calificarse de urgente. Sólo las 31 primeras claves médicas instruidas a comprar para dar suministro los primeros 4 meses de este año (“y que por alguna razón no se han podido  realizar los correspondientes convenios modificatorios”, dice el documento) son casi 181 mil unidades para enfrentar el cáncer, empezando por el metrotexato hasta la ciclofosfamida. La lista de compra suma un total de 2,263 medicamentos y materiales que el IMSS, a cargo de Zoé Robledo, no había sido autorizado a comprar. El último insumo a comprar de urgente es el Generador Tecnecio, necesario para exploración nuclear médica avanzada.

Rafael, jefe

El miércoles, en el Diario Oficial de la Federación, la SCT de Javier Jiménez Espriú quedó oficialmente relevada de la realización de todos los trabajos de infraestructura en el sureste mexicano. A lo mejor le resta la realización de caminos rurales en Oaxaca hechos a mano, pero de ahora en adelante será el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, a cargo de Rafael Marín Mollinedo, la autoridad central al que deben reportarse los planes de desarrollo del sureste… desde la Refinería de Dos Boca encomendada a Rocío Nahale hasta la carretera Salina Cruz-Coatzacoalcos.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen