Compartir

Gasolina, Hackers y tambos

La intrusión criminal a la red de Petróleos Mexicanos hizo lento el despacho de Pipas-Tanque desde las Terminales de Abasto y Reparto desde hace una semana toda vez que la facturación se realiza -todavía a mano- y aunque en el Valle de México no se distribuyó gasolina Premium desde el pasado viernes pues no existió desabasto como acertadamente señaló la secretaría de energía Rocío Nahle… sin embargo los riesgos potenciales son serios y de una dimensión que quizá aún no alcanzamos a ver.

El ciberataque -que presumiblemente contó con aliados desde el interior de la empresa- se realizó en el marco de un cambio en la política pública para relajar la capacidad de almacenamiento exigida a los permisionarios, reduciendo de 13 a 5 días el mínimo de capacidad de reserva… lo cual representa un alivio para los permisionarios en términos de inversión en las actuales condiciones de estancamiento económico.

Vaya, a través de la dirección de comercialización de combustibles a cargo de Alma Griselda Cervantes, Pemex estableció una estrategia orientada para retener franquiciatarios de estaciones de servicio pues aumentó de 96 centavos y puede llegar a 2.01 pesos el margen de ganancia por litro dependiendo del centro de abastecimiento. Ambas medidas apuntan a generar condiciones de competencia menos equitativas para los nuevos distribuidores de gasolinas que cuentan con sus propios almacenes como Exxon-Mobil que lleva Carlos Rivas o Grupo Orsan, Marthon (marca Arco) que dirige Gary Heminger en alianza con IENOVA que preside Carlos Ruíz Sacristán, e incluso con British Petroleum que aquí dirige Álvaro Granada y que hoy importa casi 20% de su suministro.

Pero la aparición de secuestro de información impone una la empresa dirigida por Octavio Romero un reto formidable: reponer las bases de datos, reestablecer los servicios en línea, verificar que los códigos maliciosos no se extendieron (hasta ahora se sabe que afectaron 4 unidades de servidores de misión crítica) al resto de la empresa y, especialmente, hayan funcionado los cortafuegos en las conexiones con la SHCP y el sector financiero… y deslindar responsabilidades.

Ultramar apaña

No son nuevas las quejas que existen contra Naviera Ultramar en Quintana Roo por presuntas practicas monopólicas. Pero es ahora la senadora morenista, Maribel Villegas las que exige meter en cintura a la empresa de Germán Orozco y emplazó a la Comisión Federal de Competencia que haga ahora sí una chamba efectiva. Y es que la COFECE de Alejandra Palacios ha impuesto sanciones a la empresa dominante en el mercado de ferris en principal mercado turístico de México, pero Ultramar sigue tan campante: mantiene tarifas sorprendentemente bajas (se presume artificialmente) lo cual ha quebrado a empresas como Marinsa Turismo, Naveganto, Naviera Convoy y Marítima Isla Mujeres y concentrado el mercado principalmente, en las rutas Cancún- Islas Mujeres, Holbox- Chiquila y Playa del Carmen- Cozumel. A ver si ahora sí funcionan la exigencia de mayor competencia.

Viene el T-MCE

Anoche voló a Washington una delegación del mas alto nivel del sector privado y público mexicano. Al parecer el momento político entre el congreso y gobierno federal de EU prestó atención a los industriales de su país para dar paso al acuerdo que afanosamente requiere la secretaria Gracia Márquez… con Evo o sin Evo.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen