Compartir

Avengers, las pelis y Cinemex

El fenómeno de audiencia mundial de la película Avengers Endgame, obviamente, se repitió en nuestro país: la cinta de los hermanos Anthony y Joe Russofue vista en sus tres primeros días por 9 millones de mexicanos y dejó una taquilla de 600 millones de pesos… lo que rompió la tendencia a la baja de 2018 (-4%) por el lanzamiento de pelis taquilleras capaces de enfrentar la dura competencia del streaming.

Nuestro país es el cuarto lugar con mayor audiencia del mundo, aunque décimo lugar en taquilla así como el cuarto lugar en número de pantallas (unas 7,134 a febrero pasado) con un crecimiento promedio histórico de 19% conforme a datos de ComScore. Ello refleja un evento especialmente desconcertante;  la taquilla sube (16,940 millones de pesos en 2018)  pero la asistencia  se redujo a 348 millones de personas. O sea menos gente va al cine pero gasta más… y que los contenidos descargado de Internet captaron audiencia.

Ese es el desafío al que se enfrenta la CANACINE que encabeza Fernando de Fuentes: contar con “buen producto” que motive a las personas ir a las salas cinematográficas por la experiencia que ello representa. Y eso se logró con el último capítulo de Avengers… siendo lo relevante los estrenos en lo que resta del año así como la calidad del servicio en las salas de cine.

Cinepolis, de Alejandro Ramírez, es el exhibidor de cine más grande del mundo y tiene una afinada oferta de servicios. En tanto que Cinemex de Germán Larrea, si bien tiene fallas de servicio como las descritas en esta columna, tiene la sensibilidad de obtener la opinión de decenas de miles de usuarios en encuestas de satisfacción que son tomadas en cuenta y atendidas pues de ello depende la bonificación de los encargados de sus 341 complejos cinematográficos… y también en el desarrollo de esos complejos para los cuales invertirán 1,444 millones de pesos este año.

Lomedic, ganón de rebote

Pues que la compra consolidada de medicamentos e insumos organizada por la SHCP se atoró por falta de mecanismos que garanticen el suministro, por lo cual se postergara al 13 de mayo la publicación de prebases de licitación. Nos cuentan desde la Oficialía Mayor que para evitar desabasto de medicamentos de uso crítico podrían realizarse adjudicaciones directas a través de Birmex dadas sus facultades para ello en base al artículo 41 fracción XII de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público. Tal vez por ello haya la versión de que su director, Carlos Rello, presume de los preferenciales que le ofrecen algunos laboratorios como MSD, y que ya tiene a su gallo distribuidor: Lomedic, de Carlos Lomelí Bolaños, super delegado federal en Jalisco y ligado a Solfrán, Abisalud, Lo Vending y Quiropráctica del Bajío. Suertudotes.

No los incorporan

Pues que por mucho que los directivos de Uber, Didi, CabiFy y otras plataformas de servicio privado de transporte de personas han hecho formalmente para que la SEMOVI, que dirige Andrés Lajous, los incorpore al fideicomiso “Fondo Taxi para e Taxi, la movilidad y el peatón”, nada más no les responden. Esas plataformas buscan aportar, están dispuestas a mejores sistemas de control de vehículos y choferes que pretende el gobierno de Claudia Sheinbaum, pero temen una sobre regulación que vaya contra los usuarios.

Fiesta de tramposos

No hay duda sobre el esfuerzo de la Profeco a cargo de Ricardo Sheffield y de la CRE que preside Guillermo García para evitar se defraude a consumidores de gasolina, pero haber suprimido la contratación de laboratorios externos que apoyaban las inspecciones a estacones de servicio le provoca alegría a empresarios tramposos que despachan litros incompletos: calculan que la autoridad no tendrá personal y equipo para la tarea y, así, medrar a su antojo.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen