Compartir

Hace un año el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se propuso seriamente ganar los simbolismos de las comunidades aledañas a donde cruzaría el aquel entonces proyecto Tren Maya -proyecto que el equipo de Rogelio Jiménez Pons exploró y previo al primero de julio de 2018,- y se puede aseverar que ambas operaciones socio-políticas ganaron y obtuvieron una abrumadora legitimidad jurídica (92% a favor) el pasado fin de semana… aunque la tarea de un nuevo pacto social aún está por empezar.

La Consulta realizada el pasado fin de semana se elaboró conforme a los criterios establecidos por la Organización del Trabajo, como información suficiente e inexistencia de elementos de coacción hacia una u otra respuesta de la consulta. Como es sabido, la pregunta esencial versó sí se estaba o no de acuerdo con el proyecto. Pero a diferencia de la consulta “patito” para cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, para el Tren Maya existió una vinculación social profunda desde previo a la elección de año pasado y la construcción de concesos de comunidad en comunidad. El resultado de ello es una posición abrumadoramente mayoritariamente de 630 comunidades -arriba del 90% en promedio- a favor del construir el Tren Maya.

La Consulta del tren se elaboró de acuerdo de los estándares de la ONU, a partir de lo elaborado por su organismo Habitat que dirige aquí Eduardo López Moreno, lo cual implica una actividad intensa de divulgación e información entre las personas directamente implicas. Si alguien considera que los habitantes de la zona votaron a favor del Tren Maya “por ser inditos” o “mayitas”, se debe a que padece una ignorancia tan profunda como su racismo e ignoran la destreza de los lugareños para operaciones aritméticas complejas.

Pero lo complejo, en lo que seguirán trabajando la ONU -y la SEDATU a cargo de Román Meyer– es en la reubicación de 2,500 familiar a lo largo del derecho de vía del Tren y sobre el cual una porción semejante de persona opinaron sobre su derecho a enriquecer o perder su patrimonio.

Los asentamientos irregulares a lo largo del trazo existente del Tren Maya son una realidad que se concentra al 10% sólo en Campeche, al grado que existe una tienda de conveniencia a la vera de ese tren.

Pero sus habitantes no serán expulsados a palos; tienen cuando menos tres alternativas de una vida digna. Ya le platicaré.

Beis minero

Por cierto, López Obrador asistirá a la gran final de la Liga Minera Nacional de Beisbol que concluirá el próximo 23 de febrero de 2020, en el estadio Fray Nano de la Ciudad de México. Con este torneo, que congrega a 23 equipos de las empresas mineras y en el cual participan alrededor de 600 jugadores, entre trabajadores, familiares y proveedores de las industrias se pretende unir más a quienes participan de esta gran fuente nacional de trabajo. El domingo pasado se inauguró la etapa correspondiente a la Ciudad de México con el partido entre Grupo México Taxco y el de la Secretaría de Marina, equipo invitado que apaleó a los mineros al son de 21 carreras a cero. El lanzamiento de la primera bola lo realizó el subsecretario de minería, de la Secretaría de Economía, Francisco Quiroga. A ver si Napito empareja el puntaje.

Crece turismo CDMX

Sí, aunque no lo crea, pese a inseguridad, atorones viales y abarrotamiento general, el turismo en la CDMX creció 20% este año durante la gestión de Claudia Sheinbaum. El empuje de Paola Felix en el Fondo Mixto de Promoción Turística de la ciudad es la clave. Ya le platico.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen