Compartir

Luz del Mundo, morenistas se “avientan la bolita”

Se dice que las comparaciones son odiosas, pero no puede dejarse de recordar a Marcial Maciel, cuando nos percatamos del escándalo desatado ni más ni menos que por el líder de la Iglesia de la Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, detenido en Estados Unidos acusado de violación a menores, producción de pornografía infantil y tráfico de personas, ojo, más lo que se acumule.

Como se sabe, hace unas cuantas semanas, el llamado por sus seguidores, “apóstol de Jesucristo” era festejado con motivo de su cumpleaños ni más ni menos que en el Palacio de Bellas Artes, hasta donde llegaron distinguidos legisladores como: el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Martí Batres; el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, Sergio Mayer y el ahora flamante titular de Aduanas ratificado por la Permanente, el bachiller, Ricardo Ahued entre otras personalidades.

No solo “por las benditas redes”, fue duramente cuestionado que el gobierno de la llamada cuarta transformación, se hubiera prestado a una maniobra de este tipo para rentar Bellas Artes, pero todos los integrantes de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, “todo mundo se hizo loco” para “aventarse la bolita” unos y otros.

Es más, el propio tabasqueño dijo que el Estado seguía siendo tan laico como siempre, a pesar, -dicho sea de paso-, de los discursos cristianos que el jefe el Ejecutivo nos ha “recetado” desde el púlpito en el que ha convertido al Palacio Nacional y ahora, cuando el escándalo está más que activado, López Obrador sale con una frase por demás simple y abstracta que no explica nada. Ayer se limitó a decir que respecto a este asunto, él tiene la conciencia tranquila y de manera textual, agregó: “es obvio que, independientemente de si se les rentó o no, no se sabía, al menos no tenía la autoridad información sobre lo que se conoció el día de ayer y cualquier persona, cualquier ciudadano, cualquier asociación puede expresarse manifestarse”

Aquí entonces, el mandatario le “aventó la bolita” a la secretaria de Cultura, Alejandra Fraustro, a quien no le quedó más recursos que sumarse a su jefe y reiterar que ella nada sabía nada de las acusaciones en contra del líder de la Iglesia de la Luz del Mundo. ¡Qué nivel!

¡Quién lo diría!, por las “benditas redes” en torno a este espinoso tema, circularon una serie de grandes “twetts” que no tienen desperdicio. Uno de ellos especialmente, señalaba que en estas vueltas que da la vida, aún en la llamada cuarta transformación, por esas curiosidades que no tiene explicación lógica, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, amigo del expresidente Enrique Peña Nieto, parece que por el momento la está librando pues pudo impedir su aprehensión, mientras que Naasón Joaquín, amigo o por lo menos cercano a López Obrador, -no solo en eso de los discursos cristianos-, se encuentra en muy serios problemas que lo llevaron a pisar la cárcel en Estados Unidos.

Habría que agregar que el llamado “apóstol de Jesucristo” ha sabido acomodarse a lo largo de las últimas administraciones que ha tenido México, como antes lo hizo su abuelo, por ahí de 1926 y luego, su padre, pero tal parece que a los de Morena, incluido el mismísimo presidente, les vio la cara, ¿o no?

Por su parte, Silem García, vocero de la asociación religiosa que tiene su sede en Jalisco, ha dicho en todos los foros que ha podido que los seguidores de la Luz del Mundo, “ no estamos de acuerdo con la detención, ante la presunción de inocencia que goza el Apóstol de Jesucristo”, al tiempo que subrayó que no hay pruebas contra su pastor, que no hace mucho, gozaba de las “mieles” de su liderazgo, el cual conserva, a decir de su vocero, desde prisión. ¡Qué tal!

García agregó que Naasón Joaquín se va a reivindicar, “lo conocemos de toda la vida. Consideramos que las autoridades de Estados Unidos son los que van a determinar la culpabilidad y estamos seguros que lo absolverá”. Pues la coincidencia mayoritaria es que no debería de estar tan confiado el vocero de esa Iglesia.

La Luz del Mundo, tiene presencia en 58 países del mundo; surge con el movimiento Cristero, es de origen mexicano, cuenta con 5 millones de fieles, 1.8 de los cuales, están en nuestro país y a propósito, han protagonizado escenas verdaderamente patéticas, donde se les ve por las calles de rodillas llorando y gritando.

Los abogados del llamado “apóstol de Jesucristo”, se encuentran revisando el expediente y lo de la fianza, que puede ser de la nada despreciable cantidad de 25 millones de dólares, es una gran piedra en el zapato para los miembros de esta Iglesia. Entonces, ¿sólo bastará con rezar y confiar en un milagro?

MUNICIONES

*** El rostro del senador Martí Batres lo decía todo; estaba más que transparente, muy serio. Se había resistido a dar la cara por el asunto de su asistencia al Palacio de Bellas Artes a celebrar a Naasón Joaquín pero finalmente, no lo pudo evitar más y optó por decir lo mismo que el resto de los seguidores lópezobradoristas, que él no sabía nada y que ni conoce al líder de la Iglesia de la Luz del Mundo. Otro que también se zafó de esta embarazosa situación, fue el diputado “vaquita amarilla”, Sergio Mayer, quien de plano dijo que a él, ni lo metan. Definitivamente, otra pifia más de la llamada cuarta transformación.

*** Todo indica que el coordinador de la bancada de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal Avila, ya se agarró del discurso del presidente López Obrador, con aquella frase de “hay que portarnos bien”. El caso es que luego de que la senadora Lucía Trasviña difundiera por las redes una foto donde aparece bastante mal vestida y arreglada con una pistola en el cinto, el zacatecano reconvino a los integrantes de su fracción parlamentaria a no criticar a la legisladora que, -hay que recordar-, subió a la tribuna de la Cámara Alta a decir una sarta de sandeces y a amenazar a los senadores de la oposición. Aquí habría que preguntar: ¿esas son las actitudes que no hay que calificar? No, pues está bien.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen