Compartir

Oposición en Senado cita a comparecer a Ebrard, Cordero y Márquez

Qué bueno que la oposición en el Senado de la República, se unió para citar a comparecer ni más ni menos que al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien encabezó a la delegación mexicana que fue a negociar a Washington los aranceles que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump pretende imponer a México.

Y se subraya, pretende, porque la amenaza del delirante presidente de EU, está muy lejos de haber terminado, de tal forma que el frustrado “súper héroe” Ebrard, lo único que pudo conseguir fue un plazo y una cláusula secreta cuyo contenido aún no ha sido revelado.

En cuanto a la postergación de la imposición de dichos aranceles, fue el propio canciller el que informó en la gustada conferencia de prensa mañanera de ayer, que México tiene un plazo de 45 días para disminuir el flujo migratorio; de lo contrario, entonces, la ominosa sombra de los aranceles se volverá a cernir sobre el país.

Por lo pronto, a mediados del próximo mes, se realizará una evaluación y si nuestro país reprueba, estaremos metidos en serios problemas. Desde luego, por todo lo anterior, dos preguntas no sobran, ¿de qué se reirá López Obrador?, y, ¿por qué se dice tan contento, satisfecho y feliz por el acuerdo alcanzado con Estados Unidos?

Muy complacido de haber “doblado las manos” ante Trump, el tabasqueño dijo que con este “tan llevado y traído” acuerdo, se evitó una crisis económica. ¿Será? Informó además que el sábado habló con el inquilino de la Casa Blanca para pedirle un plazo más largo, o sea, hacer la evaluación y si el resultado es negativo, las sanciones se apliquen hasta dentro de  90 días. Según AMLO, él puede demostrar que se puede atemperar el flujo migratorio sin usar la fuerza, con apoyos a la producción y al empleo. 

Ahora bien, en el caso de que se tuviera que dar un nuevo acuerdo, éste tendría que ser avalado por el Senado de la República.

Y precisamente en la Cámara Alta, el coordinador de la bancada de Morena en esa instancia legislativa, Ricardo Monreal, se sumó a la propuesta de citar a comparecer a Ebrard Casaubón para conocer qué fue lo que firmó el jefe de la delegación negociadora, y si es verdad, -como lo afirmó Trump-, que nuestro país aceptó comprar más productos agrícolas a Estados Unidos.

El zacatecano subrayó que Morena le creé al canciller en el sentido de que no hay cláusulas ocultas como lo afirmó el inquilino de la Casa Blanca. Pero la inquietud no es solo que asista el canciller ante los legisladores, se habla también de la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la  de Economía, Graciela Márquez Colín.

En el caso de la primera, la titular de la Segob no viajó con la delegación, así que no tendrá muchos detalles que ofrecer, mientras que la segunda, la secretaria de Economía, sí formó parte de la delegación mexicana, pero a lo mejor nada más como de adorno o de muda testigo, porque no se notó que hubiera hecho algo; es más, ni siquiera comió los famosos cacahuates que se botanearon durante las arduas reuniones.

Aquí lo cierto es que hasta los legisladores de Morena tienen dudas sobre los acuerdos a los que llegó la delegación mexicana que la semana pasada viajó a Washington. En este sentido, no puede decirse que hayan solucionado la problemática, consiguieron solo aplazar un poco las amenazas y bravuconadas de Donald Trump, así que si alguien se puede sentir contento, satisfecho y feliz es precisamente el inquilino de la Casa Blanca.

MUNICIONES

*** Según se sabe, el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, ya tiene su plantilla completa y de primera. La recién electa presidenta de ese organismo, Estela Fuentes Jiménez, acaba de fichar a Luis Sánchez Caballero como su coordinador de asesores. Sánchez Caballero, además de una amplia carrera en el servicio público, fue secretario técnico de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF),  le correspondió instalar y echar andar el Concejo en la alcaldía de Miguel Hidalgo. El nuevo coordinador de asesores, llega al cargo en lugar de Andrés Aguilera Martínez, recién designado por el Congreso de la Ciudad de México como magistrado anticorrupción para la Sala Ordinaria Especializada en Materia de Responsabilidades Administrativas y Derecho de la Buena Administración.

*** Homicidio, secuestro y robo, se han incrementado de manera muy peligrosa, ojo, no solo en la Ciudad de México. Esto vale la pena recordarlo porque sobre el caso del asesinato cobarde del joven Norberto Ronquillo, la jefe de Gobierno de la CDMX, se limitó a decir lo de siempre, es decir, que se llegará hasta las últimas consecuencias, mientras que el presidente López Obrador, luego de lamentar este hecho, se dijo ocupado y preocupado, trabajando para resolver la inseguridad; luego prometió el tabasqueño: “vamos a tener resultados favorables porque estamos trabajando”. Pura palabrería, como puede observarse, pero el que de plano no se midió, lo bueno es que le tundieron por las “benditas redes”, fue a Epigmenio Ibarra, que culpó “a quienes intentan a todo trance, la restauración del régimen autoritario”, pues ¿de cuál fumaría don Epi? No cabe duda que el pasado es el recurso del cual echan mano de manera más reiterativa, los integrantes del gobierno de la llamada cuarta transformación.

*** El líder del PAN, Marko Cortés, se lanzó durísimo contra el multicitado acuerdo y dijo que el presidente está cediendo a pagar el tan añorado muro de Trump. Efectivamente y como lo afirma el líder del partido blanquiazul,  la Guardia Nacional, recién estrenadita, se está convirtiendo en policía migratoria, así que ya hasta le ampliaron sus funciones, ¡qué felicidad!

*** No solo el ex chofer de López Obrador, Nicolás Mollinedo, -conductor expertos de Tsurus austeros-, quiere crear su partido político, resulta que Pedro Carrizales, mejor conocido como “el Mijis”, también quiere hacer lo propio. O sea, ¿va a dejar a Morena colgado de la brocha?, por lo visto, sí.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen