Compartir

Por Lourdes Aguilar/Foto Francisco Geminiano
El Presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que la detención de Rosario Robles no fue por consigna personal, ni para perjudicar a nadie, pero alertó que no es «tapadera», y que no intervendrá para que prevalezca la impunidad, «actuaré con rectitud», advirtió.


Dejo en claro que la mancha de este caso quedará y que no se borrará con todos los océanos. «Es lamentable lo que pasa, no es para festinar, o hacer campañas de linchamientos, porque también hay mucha hipocresía.

Ahora que cae alguien en desgracia ahora se ensañan. No hay que hacer leña del árbol caído», afirmó, al tiempo de sentenciar «tampoco voy a permitir que nadie del gobierno actúe de manera factuosa».


El mandatario, dijo que será el juez, quien determine si alguien más sea citado por esta estafa, y que que por el momento desconoce su el ex presidente Enrique Peña Nieto sea llamado a declarar por este caso.


Dijo que opinar lo que actualmente ocurre con el caso de Rosario Robles no puede ser oportuna en estos momentos, pero si señaló que este es un ejemplo para que no se llegue a la búsqueda del poder por el poder, o el dinero por dinero.


«Eso no es lo importante en la vida, sino la honestidad y dejar un ejemplo a sus hijos y se deben de resistir todas las tentaciones del poder, no marearse por el poder. Hay quienes dicen que el poder atonta a los inteligentes y a  otros los vuelve locos.


«Cuando se entiende que el poder solo se convierte en virtud, cuando hay ideales y principios y se pone al servicio de los demás.


Hay muchos por la tradición politiquera que piensan que el llegar a un cargo publico, es la oportunidad para enriquecerse y tener bienes materiales, y aveces actúan como acomplejados, inmediatamente mansiones, carros», afirmó el Mandatario. 

Redimensionar imagen