Compartir

VIRGINIA PEREZ SOUZA

La bancada de Morena de Mario Delgado, con mayoría en San Lázaro, en la discusión de la reforma Educativa, lograron aprobarla

A pesar de los acuerdos logrados en las últimas reuniones con las bancadas, los panistas decidieron votar en contra por no star de acuerdo.

En tanto el PRD con Movimiento Ciudadano y el Partido Verde se aliaron a los de Morena para reforzar el voto que les dio la aprobación.

La presidenta de la Comisión de Educación, Adela Piña fue la responsable de posicionar la reforma ydesde ahí les pedía el voto porque representa una mejor reforma para el país.

Que respeta los derechos de los maestros y ofrece herramientas para mejorar la calidad educativa.

Mientras los panistas de Juan Romero Hicks tomaron la tribuna y adelantaban votarían en contra.

Con 381 votos a favor, 79 en contra y dos abstenciones, se avaló el documento que respeta el derecho de niñas, niños, jóvenes y adolescentes su inclusión al Sistema Educativo Nacional desde la enseñanza inicial hasta la superior.

Revalora a las y los maestros, respetando todos sus derechos y dota de mecanismos de política pública para que la educación sea vista como una garantía y no como un privilegio, a partir de un enfoque social, de derechos humanos y de igualdad sustantiva.

En lo particular, se reservaron los artículos 3, 31, 73, y los transitorios 5, 9, 10, 15, 16 y 17, que serán presentados en tribuna por 25 oradores.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Educación, diputada Adela Piña Bernal (Morena), destacó: es un día histórico, “llegamos a este momento después de un verdadero proceso democrático y de acuerdos entre los más diversos puntos de vista. Es la respuesta a una larga y sentida demanda por parte del magisterio nacional para revertir la reforma educativa del gobierno anterior”.

El dictamen, mencionó, atiende de forma conjunta la iniciativa del Presidente de la República y otras siete, presentadas por los coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y PRD, así como de las y los diputados Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI), Julieta Macías Rábago (MC), Erik Isaac Morales Elvira (Morena), Dulce María Méndez de la Luz Dauzón (MC) y José Ricardo Gallardo (sin partido).

Es el resultado del diálogo y búsqueda de consensos y acuerdos. “La mayoría hemos comprendido que más allá de los intereses de partido o de grupo, es necesario priorizar el de la nación. Estaremos cumpliendo con nuestra responsabilidad como representantes populares. Es un dictamen plural que sienta las bases para impulsar un nuevo modelo educativo que tanto necesitamos”.

Puntualizó que esta reforma es, sin duda, la más importante que se vaya a discutir en esta legislatura, ya que la educación es el proceso social y herramienta fundamental para lograr una verdadera transformación de la vida pública del país.

Con este documento, afirmó, se abroga el texto constitucional surgido de la reforma educativa del 2013, así como la Ley General del Servicio Profesional Docente y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación “con todos sus efectos que tanto dañaron al magisterio nacional”.

El Estado, como ente responsable de garantizar los derechos de sus ciudadanos, dijo, reafirma su rectoría sobre la educación, terminando con la injerencia de organismos ajenos a los intereses nacionales; se eliminan las evaluaciones punitivas. “Nunca más una ligada a la permanencia en el empleo. Ahora se proponen valoraciones de carácter formativo, diagnóstico e integral”.

La diputada Piña Bernal explicó que para el ingreso y promoción se ponderan los conocimientos, aptitudes y experiencia docente; se eliminarán los exámenes estandarizados y se reconoce el derecho de las maestras y los maestros a la capacitación y actualización.

También, se fortalece a la educación normal, reconociendo en ella su papel fundamental para la formación docente. Los planes y programas de estudios ahora tendrán un enfoque de derechos humanos, con perspectiva de género. “Es un gran avance, porque desde la escuela queremos impulsar verdaderas acciones afirmativas para cerrar la brecha entre hombres y mujeres”.

Se fomenta el estudio de la ciencia, las humanidades, la historia, la geografía, el civismo, la filosofía, tecnología e innovación, lenguas extranjeras e indígenas del país, las artes, la educación física, el deporte, la promoción de estilos saludables, la literalidad, cuidado del medio ambiente y la cultura de paz.

Los criterios que orientarán la educación determinan que esta deberá de ser equitativa, inclusiva, plurilingüe, intercultural, integral y de excelencia, entendiéndola como el mejoramiento pleno que promueve el máximo logro de los educandos para el desarrollo de su pensamiento crítico y fortalecimiento de los lazos escuela-comunidad.

Se elimina el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que “se convirtió en un organismo persecutor del magisterio, que renunció a su autonomía constitucional” y se crea uno nuevo que coordinará el Sistema Nacional de Mejora Continua de la Educación, encargado de realizar estudios, investigaciones y evaluaciones diagnósticas.

La autonomía de las universidades se mantiene, se respeta y se promueve. Por primera vez, el Estado reconoce que los planteles educativos constituyen un espacio fundamental para la enseñanza, por lo que se garantizará que los materiales didácticos e infraestructura suficientes y adecuados.

De igual modo, se hará responsables de revisar el progreso y desempeño educativo de sus hijos y pupilos a los padres, madres o tutores.

La presidenta de la Comisión de Educación subrayó que aprobado el dictamen, pasará al Senado y luego a las legislaturas locales y así emprender el camino a la legislación secundaria, en la cual tendremos la oportunidad de seguir escuchando a todas y a todos, sin distinción de posturas ideológicas.

“De cara a la nación, de frente a los ciudadanos y a los maestros, podemos decir hoy que la reforma de 2013 ya cayó. Reconozco a diputadas y diputados de las distintas fuerzas representadas en esta Cámara, su apertura, disposición, voluntad y trabajo. Hemos logrado construir un texto progresista en favor de la educación, que nada tiene que ver ni con el proceso ni con la forma ni con el contenido de lo anterior”.

Hoy se coloca a las y los maestros en el lugar que les corresponde y, sobre todo, garantizarles a las niñas y a los niños el futuro que merecen, pues sólo “a través de la educación democrática, nacional, intercultural, integral, inclusiva, equitativa y de excelencia, podremos reflexionar y actuar en consecuencia para poder acabar con la desigualdad, la marginación, la corrupción y la violencia”.

Adenda al dictamen

Piña Bernal informó de una adenda al dictamen aprobada por las comisiones de Educación y de Puntos Constitucionales, el pasado 27 de marzo y que cumplió el trámite de declaratoria de publicidad el martes 23 de abril, misma que fue aceptada por el Pleno cameral.

Entre las modificaciones, se precisa que la enseñanza inicial es un derecho de la niñez y será responsabilidad del Estado concientizar sobre su importancia. Además, específica que los procesos que ahí se señalen se establecerán en la Ley del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros para dar certeza sobre los criterios que se adoptarán al considerar los conocimientos, aptitudes y experiencia necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos.

Para el diseño de los planes y programas de estudios, se contempla la opinión de los gobiernos de las entidades federativas, de diversos actores asociales involucrados en la educación, así como los estudios que consideren las realidades y contextos, regionales y locales, lo cual permitirá atender de manera específica las necesidades, conforme a sus destinatarios, además considera experiencias comunitarias exitosas en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Se hacen ajustes al criterio de educación inclusiva, para hacerlo compatible con el artículo 24 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y conforme al juicio de la Suprema Corte Justicia de la Nación del amparo en revisión 714/2017 resuelto en octubre de 2018. El propósito es que en la enseñanza inclusiva tome en cuenta las capacidades, circunstancias y necesidades de los educandos.

Se establecen los criterios que deben cumplir las instancias evaluadoras conforme a procesos valorativos, cualitativos, continuos y formativos para la mejora de la educación. Además, se proporcionan medios de acceso a la educación superior para personas que cumplan los requisitos dispuestos por las instituciones públicas.

También se prevén modificaciones al artículo Decimosegundo Transitorio, para fortalecer los términos en los cuales se impartirá la educación inicial y que en la Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia, se determine la gradualidad de su impartición y financiamiento.

En el Decimoquinto Transitorio se específica el fondo especial que asegure a largo plazo, los recursos económicos crecientes para la prestación de estos servicios y la pluralidad en la infraestructura, para dar cumplimiento al principio de obligatoriedad de la educación superior, y sea de carácter federal.

Se adiciona un artículo Decimoséptimo Transitorio, con el propósito de que en la ley secundaria se defina que, dentro de los consejos técnicos escolares, se integrará un Comité de Planeación y Evaluación para formular un programa de mejora continua que contemple, de manera integral, la infraestructura, equipamiento, avance de los planes y programas educativos, formación y prácticas docentes, carga administrativa, asistencia de los educandos, aprovechamiento académico, el desempleo de las autoridades en esta materia y los contextos socioculturales. Dichos programas que tendrán carácter multianual, definirán objetivos y metas, y serán evaluados por dicho Comité.

Redimensionar imagen