Compartir

El Diputado Mario Delgado Carrillo, coordinador de la bancada de Morena, afirmó que este lunes, la Cámara de Diputados llevará a cabo un análisis responsable y posterior aprobación de la Ley de Ingresos y Miscelánea Fiscal contemplando el panorama difícil que representa la pandemia del coronavirus para la economía mundial.

No obstante, destacó que este gobierno de la Cuarta Transformación nuevamente ha planteado continuar con las medidas de austeridad, sin aumentar impuestos ni el costo de los energéticos, mucho menos tomar la salida fácil que representa el endeudamiento.

El endeudamiento que se plantea para 2021 en la Ley de Ingresos está acorde con un superávit económico primario de 6 mil 205 millones de pesos, lo que involucra una contención del endeudamiento público que permitirá reducir la deuda estimada para el próximo año en un punto del PIB.

Mario Delgado refirió que la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación 2021 mantiene el compromiso del Gobierno de México de fortalecer los ingresos del sector público, a partir de medidas importantes como facilitar el cumplimiento en el pago de los impuestos existentes, y; cerrar espacios de evasión y elusión fiscales.

El diputado federal comentó que una buena noticia para esta nueva Ley de Ingresos será la aprobación que haga el Congreso de la Unión para desaparecer los fideicomisos, que en su momento ejercieron recursos sin control ni transparencia.

Mario Delgado subrayó que el Paquete Fiscal 2021 será muy positivo para nuestra economía, ya que se da prioridad al gasto en salud, para mantener la atención y mitigar la pandemia y el gasto en inversión física e infraestructura, para continuar y contribuir a la reactivación.

En lo que tiene que ver con inversión pública, habrá un aumentó 5.3 por ciento real; el gasto en el ramo de salud aumenta 9.1 por ciento en términos reales; y el gasto en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), conjuntamente con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), cinco por ciento.

Además, habrá un blindaje del gasto en protección social para ayudar a las familias de más bajos ingresos; otros conceptos de gasto, como presupuesto de universidades, cultura, se mantienen en el mismo nivel en términos reales que el presupuesto de este año.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política comentó que esta Ley de Ingresos tendrá que analizarse tomando en cuenta lo que sucede a nivel mundial, donde se registran caídas en las economías prácticamente de todos los países del mundo, situación que no se veía desde principios del siglo pasado, desde 1930, 32, y además provocado por la pandemia que obligó a cerrar voluntariamente las economías.

En ese sentido, subrayó que el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador eligió el camino difícil de la austeridad republicana, de la revisión peso por peso en un país donde tradicionalmente se gasta muy mal.

“Si el gobierno hubiera recurrido a la salida fácil de endeudamiento, como lo proponían muchos actores, nos habríamos endeudado tal vez en un aumento de 15 puntos, rondando los 60 puntos como proporción de la deuda del PIB y sin duda, las calificadoras estarían en estos momentos prendiendo los focos amarillos y poniendo en duda la sostenibilidad de ese endeudamiento de nuestro país”, expuso.

Redimensionar imagen