Compartir

El presupuesto asignado a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural será ejecutado con transparencia, honradez y eficiencia, pero deberá ser complementado con el esfuerzo de otras dependencias, afirmó ante diputados el titular de esa dependencia, Víctor Manuel Villalobos Arámbula.

Al comparecer ante el Pleno cameral, con motivo de la Glosa del Primer Informe de Gobierno, subrayó que la Sader tendrá que complementarse con programas como “Sembrando Vida”, que tiene un presupuesto de 25 mil millones de pesos que, sumado al de la secretaría, tendría un total de 133 mil millones de pesos.

“No hay dinero que alcance, pero con el trabajo de todos, México podrá mantener su posición en el mundo como un país que se respeta por su agricultura y podremos tener ese campo que ambicionamos”, comentó.

En la primera ronda de preguntas, el diputado Roque Luis Rabelo Velasco, de Morena, consideró que la grave crisis del campo es resultado del abandono de las políticas estratégicas y la desaparición de instituciones que vinculaban los recursos agropecuarios con el crecimiento del sector. Los gobiernos neoliberales erróneamente decidieron comprar alimentos en el mercado internacional que producirlos en México. Pregunto: ¿cuáles son los resultados en el primer año de gobierno, respecto del financiamiento a pequeños productores?

Del mismo partido, la diputada Lucinda Sandoval Soberanes recalcó la importancia de fortalecer el agro nacional; requerimos blindar los productos que producimos aquí, para que puedan competir en el ámbito internacional en condiciones de ventaja. “Apostamos al desarrollo rural y su consolidación; el grupo de Morena coadyuvará a ello”.

El diputado Guadalupe Romo Romo (PAN) dijo que se requieren más acciones integrales y revisar las figuras del programa de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) y el de precios de garantía. La seguridad alimentaria se logrará aumentando la producción de granos básicos y otorgando precios de garantía a pequeños y medianos productores. Además, preguntó cómo sustituir el programa de Fomento Ganadero y cómo aumentar el precio del litro de leche.

Del mismo partido, el diputado Armando Tejeda Cid indicó que existe una desaceleración del sector por la falta de infraestructura productiva. “No es posible que sea el peor presupuesto desde hace 20 años; va a pegar a todos”. Interrogó por qué dejar de lado a los productores. Sobre el programa “Sembrando Vidas”, estimó que no ha dado resultados ni queda claro su objetivo, aunque está vinculado al campo, parece que “no tienen la confianza para que la Sader lo implante y lo mandan a una secretaría de estructuras clientelares como la de Bienestar”.

El diputado Juan José Canul Pérez (PRI) lamentó que esta administración se haya olvidado de los productores del campo, pese a que representan el motor más importante del desarrollo económico del país.  Dijo que la balanza comercial de productos agropecuarios registró un avance positivo durante cinco años consecutivos, toda vez que de enero a julio tuvo un superávit del 30 por ciento, mayor en comparación al año pasado; sin embargo, no fue gracias a la política agropecuaria, sino al talento de los productores mexicanos”.

Por su parte, el diputado priista Juan Francisco Espinoza Eguia informó que en las zonas urbanas cuatro de cada 10 mexicanos viven en pobreza, en áreas rurales son seis de cada 10; por eso, un presupuesto federal comprometido no puede reducir los recursos al campo. Resaltó que México es el onceavo productor y el décimo exportador de productos agroalimentarios del mundo. “Los recursos no pueden estar orientados al asistencialismo, sí para quienes más lo necesitan, pero no poner en riego a las familias que viven en el campo, a la economía y la seguridad alimentaria de este país”, concluyó.

En su turno, la diputada Hildelisa González Morales (PT) señaló que en su grupo parlamentario está de acuerdo en buscar la soberanía alimentaria; sin embargo, las condiciones de pobreza y marginación están presentes en donde se lleva a cabo la actividad agrícola.

Pidió que se explicara la reorganización del presupuesto que tiene la secretaría, saber cuál es la reorientación del presupuesto para los programas que atienden al campo, y además, estimó preocupante los pagos de aseguradoras en caso de contingencia en los estados, porque muchas veces no llega el dinero a los agricultores y preguntó cómo van a acceder a los créditos sin tantas trabas.

El diputado de MC, Jorge Eugenio Russo Salido preguntó al titular de Sader sobre si el presupuesto a este ramo es el adecuado a pesar de que se redujo en un 30 por ciento; asimismo, porque se dejó fuera el apoyo a la producción de trigo cristalino, maíz y otros granos básicos y cuándo se llevará a cabo el traslado de la dependencia a Sonora y cuáles serán los beneficios para los agricultores de esta región.

Apuntó que la autosuficiencia alimentaria se define en toneladas, por lo que las estrategias electorales no funcionan, lo urgente es atender la escasez de agua en las presas de Sonora y la continua desesperación de los pescadores del Golfo de Santa Clara.

Héctor Joel Villegas González, diputado del PES, expresó que los problemas del campo no están siendo atendidos por la administración actual y eso pone en tela de juicio el compromiso de la Cuarta Transformación; es necesario mejorar la vida de los campesinos a través de la eficiencia y equidad en la entrega de los apoyos. Preguntó cómo va a crecer el agro y si habrá seguridad alimentaria aunque el Estado no invierte para establecer el mínimo de bienestar.

Mencionó que el crédito sufrió una reducción en las últimas cuatro décadas y más de 25 millones de personas no tienen acceso a la alimentación. El histórico abandono del campo sigue vigente, y a pesar de ser la décima potencia exportadora de alimentos en el mundo, los campesinos esperan superar la pobreza, entre ellos, las comunidades indígenas y pueblos rurales. Urgió a reforzar el mercado interno; facilitar los canales de comercialización; emprender acciones y programas que permitan la autosuficiencia de alimentos básicos y tener mayor investigación y tecnología en el agro.

De la fracción parlamentaria del PVEM, Lyndiana Elizabeth Bugarín Cortés, consideró importante encontrar cómo coadyuvar para que le vaya bien al campo y a los agricultores. Agregó que el programa “Fomento ganadero” ha tenido grandes dificultades para implementarse en las diferentes entidades, por lo que interrogó: ¿está pensando en algún programa que sustituya las grandes bondades del programa?

Estimó relevante fortalecer este sector, por ello, es necesario apostarle al mejoramiento genético. “Estoy convencida que de su mano vendrán cosas buenas para la ganadería, pero sobre todo para este sector tan trabajador que le apuesta al desarrollo real del país”.

El diputado Raymundo García Gutiérrez (PRD) señaló que el Programa Piloto de Fertilizantes en el Estado de Guerrero beneficiaría a 116 mil pequeños productores, pero al cierre del programa, el pasado 6 de agosto, sin que se alcanzara la cobertura total, aproximadamente 70 mil campesinos se quedaron sin recibir el agroquímico, que implicó que el 16 por ciento del territorio no tuvo fertilizante para sembrar.

Preguntó si ante la eventual disminución de la producción de granos en Guerrero, el gobierno de la República aplicará un plan emergente alimentario a favor de los campesinos de este estado. Hizo un llamado para que en 2020 no se cancele la entrega de fertilizantes y se haga a tiempo. 

Al responder a las preguntas de los legisladores, el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, manifestó que el rezago en el campo es un tema que mejorara gradualmente y en la Sader se tiene la capacidad para hacerlo.

Para sacar a la gente de la pobreza en una visión de desarrollo territorial, se debe implantar una estrategia de Estado. “Aspiramos a rescatar del campo a la gente más pobre; en ese sentido estamos abocados y hemos avanzado entregando recursos a los campesinos y pequeños productores para que incrementen su producción y cuenten con mayores apoyos”.

Sobre Segalmex, detalló, compra de dos millones de toneladas de maíz; 300 mil de frijol; se beneficiarán 1.6 millones de pequeños y medianos productores rurales, mediante 600 centros de acopio. Explicó que se han comprado 422.2 millones de litros de leche desde enero a la fecha y se incrementó un peso el precio del litro, pasó de 7.20 a 8.20. Respecto a la canasta básica, se compran los productos de campesinos mexicanos y través de 25 mil 700 tiendas de Liconsa. En el caso de la leche en polvo, su importación disminuyó 39.5 por ciento al pasar de 51 mil 600 toneladas en 2018, a 27 mil en 2019.

Respecto a un esquema de financiamiento, se propuso crear la Ley de Financiera Nacional Agropecuaria (Finagro); trabajar en las tasas de interés, pues son altas y poco accesibles, y acciones sobre la cartera vencida, en donde se diseñó un esquema de reactivación económica, para que “los productores que están en la misma regresen al campo”.

No se regateará lo que tiene bajo su responsabilidad el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), ya que en la actualidad el país está entre las cinco naciones con mejores mecanismos de sanidad.

El anteproyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, asignados a la secretaría, rubro 8, es de 46 mil 253 millones de pesos, tiene una reducción del 29 por ciento en relación con el actual. Este presupuesto no es todo lo que va a ir al sector, dado que hay importantes aportes de otras dependencias que tienen como objetivo el rescate del campo mexicano.

El secretario precisó que este presupuesto está asignado a 4 grandes programas como, producción para el bienestar con 11 mil millones de pesos que incluye el apoyo al café y a la caña de azúcar; precios de garantía con 10 mil millones de pesos con un incremento del 67 por ciento para el próximo año; el tercer programa es el de fertilizantes con mil millones de pesos, pero se piensa aumentarlo al sumarse dos estados y, finalmente, el crédito ganadero a la palabra con mil millones de pesos. “Esto dirigido a una búsqueda de una ganadería sustentable”.

Recordó que el presupuesto original del 2019 es de 65 mil 435 millones de pesos y el presupuesto modificado fue de 62 mil 588 millones de pesos, reducción 3 mil millones de pesos que fueron designados al Programa Crédito Ganadero a la Palabra para los precios de garantía. Del presupuesto de enero a septiembre 52 mil 921 millones de pesos, se ha ejercido el 96 por ciento, 51 mil 118 millones de pesos por lo que no hay ningún subejercicio. “No obstante y en función de lo que aquí se señala, el presupuesto que aquí se anticipa, no va a detener esta gestión de hacer una concentración más directa hacia los proyectos estratégicos”, concluyó.

“Vamos a tener una mayor focalización de los programas estratégicos, a potencializar las políticas diferenciadas con un enfoque territorial y a desarrollar un nuevo esquema integral de financiamiento y aseguramiento; vamos a tener pocos programas, pero serán de gran impacto”, aseguró.

Villalobos Arámbula añadió que se distribuyeron 127 mil 854 toneladas de fertilizantes previamente definido en cuanto a sus fórmulas; el agroquímico también se entregó oportunamente, “de modo tal que no anticipamos que haya problemas de desabasto del grano”. Anticipó que habrá maíz en Guerrero en cantidades superiores a lo que se ha cosechado en años previos.

Agregó que la ganadería ha sido criticada como un factor que incide en el calentamiento global, en específico por gases de efecto invernadero, por ello apuestan por una agricultura más sustentable, y esto es lo que se propone en la formulación del programa crédito ganadero a la palabra.

“Sabemos que hay terrenos y territorios de vocación ganadera, forestal y agrícola; hoy las tecnologías nos permiten poder, a través de este programa, implementar una ganadería sustentable, productiva, que genera ingresos, y que no solamente esté dedicada a entregar vaquillas y sementales, sino que   sea complementada con la genética, manejo sustentable y una adecuada sanidad de los animales destinados a la producción de leche y carne”, afirmó.

Redimensionar imagen