Compartir

En el Primer Encuentro de Mujeres de Pueblos y Barrios Originarios de la Ciudad de México, el diputado Armando González Escoto (Encuentro Social) mencionó que las comunidades indígenas que habitan en la capital de la República Mexicana son el reflejo de la riqueza y multiculturalidad que existe en el país, por lo que es fundamental el reconocimiento de sus derechos.

Apuntó que en las alcaldías de Cuajimalpa, Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco se localiza el mayor número de pueblos originarios y en menor cantidad en el resto del territorio, por lo que consideró una obligación del gobierno capitalino asegurar que sus garantías sean plenamente respetadas.

Señaló que el Congreso de la Ciudad de México aprobó una ley, en la cual se determina que los pueblos, barrios y comunidades originarios deben acreditar ante las autoridades de la ciudad su condición y la autoridad determinará si tienen o no estas características, así como el registro de sus integrantes de acuerdo con las particularidades territoriales y geográficas.

Recordó que México posee un compromiso ineludible en este sentido, toda vez que ha signado convenios internacionales en los que se compromete a reconocer a los pueblos originarios y se obliga a consultarlos en cualquier decisión que afecte a su localidad.

Del Consejo Nacional de Cultura Náhuatl, María Malinzitn Manzores Rionda pidió no hacer “un teatro con la cultura indígena, seamos auténticos, hablemos con la verdad de los pueblos que tienen fuerza, que odiamos el neocolonialismo, que no somos africanos y marrones de México. Estamos en nuestra tierra y debemos saber honrarla y hacer que los demás la honren”.

La especialista en derechos diferenciados, María de los Ángeles Sánchez Díaz, indicó que es necesario alzar la voz e impulsar políticas públicas para proteger las garantías de las mujeres delos pueblo y los barrios originarios; difundir su sabiduría, acabar con estigmas y proteger su identidad cultural, la cual conlleva valores y no encierra una guerra entre hombres y mujeres, sino que tiene un complemento entre ambos géneros.

La feminista comunitaria, Erika Enríquez Espinosa expresó que en la actualidad, a pesar de los avances en la igualdad, las mujeres indígenas aún son oprimidas por el sistema patriarcal y por el racismo y clasismo. Pidió implantar acciones que contribuyan a su reconocimiento.

Redimensionar imagen