Compartir

El Congreso de la Unión condenó y lamentó la muerte de 22 personas, entre ellas ocho mexicanas y mexicanos, a consecuencia del atentado en contra de la comunidad hispana residente en El Paso, Texas, ocurrido el pasado 3 de agosto.

La Comisión Permanente expresó sus condolencias a los deudos de las víctimas y se sumó a las acciones de protección que ha emprendido la Secretaría de Relaciones Exteriores a favor de las familias afectadas por los lamentables hechos.

Rechazó cualquier discurso de odio que promueva el supremacismo blanco y el racismo. Solicitó al gobierno de Estados Unidos una clara y contundente condena a estos sucesos y medidas que garanticen la integridad de la comunidad mexicana y migrante en esa nación, así como a las instalaciones diplomáticas, consulares y culturales que sirven para su atención.

La Comisión Permanente también respaldó las acciones legales que el Poder Ejecutivo Federal, a través de la Cancillería, ha emprendido para garantizar justicia a las víctimas y a sus familias mediante la colaboración con la Fiscalía General de la República.

Lo anterior, a efecto de brindar los elementos que permitan integrar la carpeta de investigación correspondiente. En este sentido, los legisladores solicitaron un informe pormenorizado de cada una de las acciones que resulten las investigaciones correspondientes.

Senadores y diputados exhortaron al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores mantener informado al Congreso de la Unión respecto de la política de defensa y protección común que despliegue con los países de la Conferencia de Habla Hispana, que ha sido convocada a iniciativa de México.

Asimismo, le pidieron generar los mecanismos de diálogo con el gobierno y Congreso de la Unión Americana para regular y limitar la venta y distribución de armas, y combatir efectivamente el tráfico de éstas.

También solicitaron a dicha Secretaría que promueva, a través de los consulados, campañas que permitan reafirmar las aportaciones en los ámbitos económico, cultural y social de los connacionales en Estados Unidos.

El presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, explicó que este pronunciamiento fue suscrito, por consenso, por los integrantes de este órgano de gobierno, que hizo suyo un punto de acuerdo de la Segunda Comisión respecto al tema.

El senador Cruz Pérez Cuellar, del Grupo Parlamentario de Morena, solicitó al gobierno de México que aumente las medidas de combate al tráfico de armas de EU hacia nuestro territorio, al mismo tiempo, exhortó a los legisladores mexicanos para que incrementen el trabajo conjunto con los congresistas de EU, a fin de conseguir medidas legales más certeras en el control de las armas.

A nombre del Grupo Parlamentario del PAN, la senadora Alejandra Reynoso Sánchez envió un mensaje al presidente de EU, Donald Trump, para que termine con sus ataques hacia México en los discursos de campaña, y exigen al gobierno mexicano, que se pronuncie en contra del racismo, de la intolerancia y la supremacía blanca en la Unión Americana y cualquier parte del mundo. 

Manuel Añorve, del Grupo Parlamentario del PRI, dijo que no basta con lamentar los hechos, es necesario realizar una condena enérgica del racismo y la intolerancia cada vez más crecientes en Estados Unidos, y exigir a las autoridades de ese país que tomen las medidas necesarias para que esto jamás vuelva a suceder.

En su participación, la senadora Nancy de la Sierra Arámburo, del Grupo Parlamentario del PT, señaló que es deber del Estado mexicano levantar la voz ante la barbarie y exigir justicia para los familiares de las víctimas connacionales. Indicó que, aunque no hay medida que alcance para reparar la pérdida de un ser querido, las autoridades deben exigir un reparación legal, transformadora y efectiva de los daños sufridos.

A su vez, el diputado Tonatiuh Bravo Padilla, de Movimiento Ciudadano, instó a la comunidad internacional a sumarse a la condena de este ataque. También, exhorto a la Organización de las Naciones Unidas para crear mecanismos que combatan la discriminación, el odio, y la xenofobia, además de tomar medidas contra la venta indiscriminada y el tráfico de armas.

La diputada María Rosete Sánchez manifestó que en la Unión Americana están asesinando a mexicanos debido al odio, racismo, intolerancia, ignorancia, al trastorno y la fragilidad mental que afecta a una parte de la sociedad norteamericana. “El Grupo Parlamentario de Encuentro Social se suma a las protestas que repudian el lamentable hecho terrorista sucedido en la ciudad fronteriza del Paso, Texas”, detalló.

A su vez, la senadora del Grupo Parlamentario del PVEM, Noemí Camino Farjat indicó que no se debe juzgar a todos los ciudadanos y ciudadanas de un país por aquello que cometen unos cuantos, lo que si juzgamos es la motivación y preguntó: ¿qué es lo que lleva a un joven de 21 años a cometer este acto atroz. Esto se da, dijo, por el reiterado discurso de odio una y otra vez, todos los días, que fomenta la xenofobia, el racismo y la segregación.

Al afirmar que el Grupo Parlamentario del PRD se solidariza con las familias de las víctimas directas que perdieron la vida y de las personas lesionadas por la masacre ocurrida en el Paso, Texas, el senador Miguel Ángel Mancera, señaló la preocupación por los alcances que se han derivado del discurso de odio y segregación de las máximas autoridades de Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: