Compartir

Pese a los intentos autoritarios de este gobierno por eliminar los contrapesos y atacar a los órganos autónomos, la actuación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con relación al decretazo en el sector eléctrico ha sido de independencia y valentía, destacaron las senadoras y los senadores del Grupo Parlamentario del PAN.

En conferencia de presa virtual, la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz y el senador Julen Rementería del Puerto celebraron, a nombre de la bancada panista, contar con organismos autónomos, jueces y ministros que hacen valer la ley, en referencia a la decisión de la SCJN de dar entrada a la controversia constitucional que interpuso la Cofece contra la Política de Confiabilidad del Sistema Eléctrico Nacional que publicó la Secretaría de Energía el pasado 15 de mayo.

Gálvez Ruiz señaló que es evidente que lo que busca este gobierno es sacar a los privados de la competencia eléctrica, “y lo quiere hacer a la mala”, por lo que afirmó que si esa es su intención deben hacerlo por la vía constitucional y legal, y no a “decretazos”.

“Entonces, qué bueno que sea la Corte la que dictamine; yo sostengo que es ilegal; sostengo que este cambio de reglas del juego debió haber pasado por mecanismos de regulación que no se pasaron previamente por consultas que no se hicieron, y por eso la Corte pues tiene muchos elementos para declararlo improcedente”, dijo.

Por su parte, Julen Rementería insistió en que esta decisión de la Corte es relevante porque muestra la importancia de contar con órganos e instituciones independientes, sólidas y profesionales.

“Esta es la razón por la cual al Presidente y sus secretarios le son incómodos estos organismos. No le gustan los contrapesos, no quiere a nadie que contravenga sus caprichos, nadie que le señale cuando pisotea la ley”, sostuvo.

Recordó que el Presidente ha intentado imponer a funcionarios incondicionales o sin preparación en algunos órganos, como en la Comisión Reguladora de Energía o en la Comisión Nacional de Derechos Humanos; y cuando no puede, intenta desaparecerlos como con el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, el Instituto Nacional Electoral o el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

“Las inversiones van a donde existe certeza, en donde hay reglas claras, en donde hay un entorno que alienta la competencia, en donde hay seguridad y se combate la corrupción. Ese es el camino que debemos seguir”, subrayó.

¿Cómo va a existir confianza de los inversionistas en nuestro país cuando en 19 meses hay un listado de cancelaciones? El Nuevo Aeropuerto, las rondas petroleras, las subastas eléctricas, la planta cervecera en Mexicali, los contratos de gasoductos, y la más reciente, la posible cancelación de una inversión de mil millones de dólares para una central termoeléctrica en Tuxpan, cuestionó.

Los resultados están a la vista y son incontrovertibles: la inversión fija bruta, la que realizan las empresas, cayó 11.1% en marzo, México salió del ranking de los 25 países más atractivos para la inversión y el propio Embajador de Estados Unidos reconoció que es mal momento para invertir en México, lamentó.

“Lo hemos señalado una y otra vez. Hay una reiterada intención del Gobierno de Morena de socavar el Estado de Derecho. Y con ello lo único que logra es destruir la confianza y ahuyentar la inversión, justo cuando más se necesita para generar fuentes de trabajo para millones de mexicanos”, finalizó.

Redimensionar imagen