Compartir

Por Lourdes Aguilar

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció que ante la ola de violencia que se ha desatado en las últimas manifestaciones, este 2 de octubre implementará un “cinturón de paz” que rodeará al contingente, integrado por elementos de la policía capitalina y civil.

En conferencia de prensa insistió en que su administración no responderá con represión contra los manifestantes, sin embargo, advirtió que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CdMX) y la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) no serán permisivos ante actos de violencia.

Dejo en claro que para evitar actos vandálicos durante la marcha del 2 de octubre, en conmemoración por la matanza estudiantil de 1968, se aplicara una medida de seguridad especial, que será implementada por el Gobierno capitalino en coordinación con los organizadores de la protesta para garantizar la libertad de expresión y al mismo tiempo evitar actos violentos.

“Hago un llamado a los asistentes a la movilización para que se manifiesten pacíficamente, que no permitan que haya infiltraciones, por nuestra parte, haremos un despliegue de lo que llamamos un cinturón de paz alrededor de los manifestantes, integrado por civiles y compañeros del gobierno, ya lo estamos preparando”, indicó.

 “No vamos a responder con violencia. Las manifestaciones en términos de la Constitución están garantizadas, pero estamos preparando un cerco de paz, y al mismo tiempo el trabajo que tengan que hacer la Procuraduría General de Justicia y la Secretaría de Seguridad Ciudadana sin caer en provocaciones y sin actos represivos, pero sin ser permisivos, aseguró.

Agregó que para garantizar la seguridad de los manifestantes y los ciudadanos, las autoridades capitalinas buscan actuar en colaboración con los organizadores de la marcha, a quienes pidió aislar del contingente a aquellas personas que pretendan generar actos de violencia.

Redimensionar imagen