Compartir

La Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) concluyó con éxito su participación en la marcha ciudadana de este domingo primero de diciembre, donde demostró que el partido del sol azteca sigue vivo y refrendaron la importancia de manifestarse en contra de un gobierno autoritario que no ve ni escucha fuera de su discurso.

Del Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la Revolución, miles de perredistas se unieron a las organizaciones ciudadanas para manifestar su rechazo a las políticas interpuestas por el gobierno federal y errores que no quiere reconocer como el incremento a la inseguridad, la violencia homicida y feminicida, así como el decrecimiento en la economía nacional que ha afectado, no solo a los sectores más vulnerables sino a todo el país.

Por tanto, en la marcha las principales demandas fue por la defensa de la democracia; una eficaz estrategia de seguridad; eliminación de la violencia en el país; un crecimiento económico y mayor empleo; derecho a la salud; generar un desarrollo sustentable y ecológico y el rechazo a la polarización social que diariamente genera el Presidente de la República.

La DNE señaló que el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador está fracasado y llevando al país al abismo, ya que su obstinación y su capricho le impiden escuchar otras voces fuera de su monólogo, mientras los grandes problemas del país se profundizan.

Calificaron ésta como un movimiento que enarbola causas como la justicia y la libertad, por ello respaldaron la presencia de la familia LeBaron, quienes asisten para demandar alto a la impunidad en este país y exigir castigo a los responsables de casos tan lamentables de violencia que viven diariamente los mexicanos.

Los líderes perredistas aseveraron que el Presidente de la República no escucha, ni acepta visiones críticas, pero como oposición “no dejaremos de ejercer el derecho a la crítica y a generar alternativas a los problemas de los ciudadanos que López Obrador no puede resolver porque no tiene la capacidad de aceptar que hay otras alternativas distintas a las suyas”.

Convencidos, dijeron que el PRD sigue vivo porque ha ganado el debate de las ideas, el debate sobre el proyecto de nación que representa el presidente, el cual “es una regresión a los viejos tiempos del PRI, que nos llevaron a todos los mexicanos al fracaso, y nosotros como oposición estamos obligados a ofrecer una alternativa progresista que se enfoque en el crecimiento económico, los derechos humanos y la seguridad”.

Aseveraron que ninguna elección es igual a la anterior, por ello en el 2021 el PRD va a tener la oportunidad de que las y los ciudadanos vuelvan a creer en el partido, hoy se está generando credibilidad, somos una izquierda unida, progresista, enfocada a la creación de una alternativa de un polo de oposición, hemos creado, junto con otras organizaciones, la plataforma futuro 21, en donde se harán diagnósticos y soluciones, finalizaron.

Redimensionar imagen