Compartir

Con la imposición de la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el gobierno de Morena quiere desaparecer todo viso de autonomía e independencia del organismo y dejar al desamparo la protección de los derechos fundamentales de los mexicanos, aseguró el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza.

“La pública y destacada militancia de la señora Rosario Piedra Ibarra en Morena y su clara cercanía con el Presidente de la República, nos hace suponer que estará al servicio del régimen; y que su papel al frente de la CNDH no sería para defender los derechos humanos, sino para tapar las posibles violaciones que cometa el gobierno morenista contra los ciudadanos”, denuncio.

Por ello, el Presidente del PAN exigió a los senadores de Morena que acepten que se debe continuar con el proceso y por lo tanto presentar una nueva terna para elegir a la o el titular de la CNDH, porque, a la vista de todos los mexicanos, “hicieron trampa” en el conteo de votos.

El gobierno de Morena, subrayo el dirigente, quiere borrar de un plumazo todos los esfuerzos realizados en casi 30 años para preservar la autonomía de uno de los organismos de mayor contrapeso al poder y tratar de imponer a una persona incondicional a su gobierno para que conduzca el organismo garante de los derechos humanos en México.

Con total descaro, en un proceso fraudulento y tramposo, los senadores de Morena buscaron realizar la designación de la señora Piedra Ibarra, tratando de imponerla de la manera más burda, como alquimistas y a la vista de todos, desapareciendo dos votos, con los cuales no alcanzaba la mayoría calificada requerida para renovar la Presidencia de la CNDH.

“Votaron 116 senadores y sólo se contaron 114 votos. La señora no alcanzo la mayoría calificada de votos para ser titular de la CNDH, sería absolutamente ilegal que ocupara la Presidencia del organismo y no tendría legitimidad ante la sociedad”, indico Cortés Mendoza.

Y no conformes con su fraude, comento Cortés Mendoza, buscando distraer la atención pública recurrieron a la más despreciable práctica del espionaje a la oposición, al obtener y exhibir una conversación privada entre el dirigente y el Coordinador Parlamentario del PAN, una táctica que todos los políticos han rechazado y despreciado durante décadas.

“El espionaje político no debe tener cabida en nuestra democracia. Es una práctica que debemos desterrar. Ya vimos cómo el régimen utiliza los aparatos de inteligencia para espiar a sus supuestos adversarios en redes sociales y ahora vemos que también están espiando a la oposición, en lugar de perseguir a la delincuencia”, indico.

Añadió que el gobierno no tiene información precisa sobre la matanza de las mujeres y niños LeBaron, pero es muy bueno para obtener conversaciones privadas entre líderes de la oposición.

Agrego que el espionaje es grave y reprochable, por lo que Acción Nacional no lo puede dejar pasar sin presentar la denuncia correspondiente, por eso acudirán ante la Fiscalía General de la República, con el fin de que se investigue cómo se obtuvieron esas conversaciones privadas y se sancione a los responsables.

Redimensionar imagen