Compartir

En un país que aspira a ser moderno y democrático, resultan inaceptables las expresiones y condiciones persistentes de desigualdad, inequidad, discriminación y múltiples formas de violencia que padecen las mujeres, afirmó el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, al comentar el libro “Violencia política contra las mujeres: el precio de la paridad en México”.

En la sede del INE, Lorenzo Córdova condenó los hechos de violencia en contra de las mujeres registrados en todo el país y sostuvo que, a pesar de los avances alcanzados, el Estado mexicano sigue teniendo una deuda con las mujeres.

“Que una mujer no pueda ejercer a plenitud sus derechos políticos y ciudadanos, es una lamentable realidad que es imperativo superar, pero que las mujeres vivan además con el temor a ser objeto de acoso, violencia sexual, agresiones físicas o psicológicas o incluso desaparición o asesinato, resulta totalmente condenable y nos llama a todas y todos a tomar medidas urgentes”, estableció.

En presencia de las coautoras del libro Gabriela Vargas y Silvia Palazuelos; las consejeras Adriana Favela y Claudia Zavala; el Director de la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral, Carlos Ferrer -quien moderó la presentación-; investigadores; consejeros y representantes de la sociedad civil, Córdova Vianello subrayó que los derechos políticos de las mujeres comienzan desde la posibilidad de expresarse en contra de la discriminación, inequidad o cualquier tipo de violencia.

El libro, agregó el Presidente del INE, documenta y relata la lucha de un conjunto de mujeres mexicanas en favor de la igualdad y la paridad, así como el rol que han jugado en el desarrollo político del país, por lo que advirtió sobre la posibilidad de tipificar mal la violencia política contra las mujeres y en lugar de un avance se convierta en un obstáculo para su persecución.

“El compromiso con los derechos de las mujeres supone el compromiso con los derechos humanos en general. Los derechos de las mujeres no son derechos aislados, son parte vertebral de los derechos humanos”. Agregó que la lucha por todos los derechos y todo tipo de violencia contra las mujeres es parte de la lucha por la protección de los derechos humanos.

A mayor número de mujeres en la política crece la violencia

Al hacer un análisis del libro, la Consejera Adriana Favela precisó que en él se combinan la teoría y la normatividad en casos concretos que ayudan a entender la problemática sobre la violencia política contra las mujeres y su relación con el incremento de casos, posterior a la reforma a nivel constitucional que introdujo el principio de paridad en el registro de las candidaturas.

A través de cinco capítulos, dijo, “se pone en evidencia que las mujeres que participan en política son violentadas desde que compiten por una candidatura, y si logran ser registradas como candidatas, entonces, la violencia la sufren durante las campañas electorales; y si logran obtener el triunfo en la elección, entonces, son violentadas para impedir que protesten el cargo. Y cuando ya son electas, y si logran acceder al cargo, entonces, se les violenta para que renuncien o se les obstaculiza su ejercicio público”.

Necesario crear sinergias institucionales para combatir el problema

Enseguida, la Consejera Beatriz Zavala destacó que “la violencia existe per se desde hace mucho tiempo y la violencia política a partir de que las mujeres empezamos a incursionar en la política”, por lo que llamó a crear sinergias a través del acompañamiento de las instituciones para atajar desde diferentes ámbitos de competencia este gran problema.

Subrayó la importancia del leguaje incluyente y de los símbolos en esta lucha en la que “no nos podemos dar el lujo de generar ausencias, omisiones, ni tampoco de tener excusas, carguemos la diamantina para hacer cada quien lo que nos corresponde en esta sociedad para evitar la violencia contra las mujeres que representa la violencia política contra las mujeres”.

Violencia política es una forma de discriminación

En su intervención, la escritora Gabriela Vargas explicó que en la elaboración de la obra se consideró fundamental hacer un referente al marco internacional, que “declara que la violencia contra las mujeres es una forma de discriminación y es un mecanismo por el cual sistemáticamente se mantienen las desigualdades entre hombres y mujeres”.

Reconoció el papel de las autoridades electorales que aprobaron el principio de paridad en la Constitución, el cual arropó y acompañó a quienes compitieron con una candidatura en las elecciones de 2018, pero al mismo tiempo generó un impacto de las modalidades de violencia contra las mujeres que compiten en la política.

Necesario tipificar la violencia política contra las mujeres

La coautora y abogada, Silvia Palazuelos destacó la importancia de tipificar en la ley la violencia política en razón de género y se establezcan criterios homologados en todo el país, “con lo que se evitaría la discrecionalidad y sobre todo, la impunidad para sancionar estas conductas”

Citó como ejemplo que los estados de México, Guanajuato, Zacatecas y Veracruz con alto contenido de violencia no sólo en el ámbito político y que en sus legislaciones ya tienen tipificado como delito la violencia política en razón de género, por lo que el libro plantea la propuesta de incorporar el tipo penal en la Ley General en Materia de Delitos Electorales para homologarlo en todo el país.

A %d blogueros les gusta esto: