Compartir

Por Virginia Pérez Souza7Foto Francisco Geminiano

El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que espera que lo de Dos Bocas sea un caso aislado y que no cree que haya mano negra.

Señaló que confía que los dirigentes de la CTM y CATEM puedan ayudar a  resolver pues el problema es la lucha por el control sindical.

Además pidió a los trabajadores que no se dejen manipular pues incluso tiene información que se les esta pagando lo justo.

López Obrador recordó que antes eran pugnas muy fuertes por el control en los sindicatos, incluso había quienes ten´ían Guardias Blancas, o sea grupos de choque como en la obra del Aeropuerto de Texcoco.

Ahí, dijo el Presidente era un sindicato todo poderoso porque se lo permitían, ellos compraban y transportaban y no permitían a nadie más.

Compraban los cerros y creían que podían llenar el lago de Texcoco pero no  pudieron, señaló.

Asimismo dijo que  tenían el control de las puertas de esa obra, vendían huachicol a las empresas y esto se repetía en Oaxaca, por eso no se terminaban las obras, las empresas tenían que pagar sobornos y eso ya no existe.

Espero que lo de dos bocas sea algo aislado y pedirle  a los dirigente que ayuden y a los trabajadores que no se dejen manipular si quieren que intervenga lo hago.

Pero tengo la información que se les está pagando lo justo,  y lo que está en disputa es el control del contrato.

No creo que haya mano negra para parar la refinería no porque no quieran en el extranjero se produzcan las gasolinas en México,

No les gusta mucho a los que venden las gasolinas ahora las refinerías, que produzcamos en México porque eso les quita el negocio.

Redimensionar imagen