Compartir

La Dirección Nacional Extraordinaria (DNE) del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo mostraron su oposición a la visita que realizará el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador al mandatario estadunidense, Donald Trump, al señalar las actitudes de sumisión y servilismo de mandatario mexicano y advertirle que la reunión será con el presidente más racista y conservador que ha tenido el país norteamericano y que odia profundamente a México.

Los dirigentes nacionales respaldaron el mensaje que el mandatario Silvano Aureoles dirigió a López Obrador, donde deja claro que el Ejecutivo Federal no fue en ningún momento invitado por el presidente estadounidense, sino “más bien fue citado como si fuera una instrucción para responder a sus intereses políticos”, pues el encuentro sólo beneficiará la reelección de Donald Trump.

Reiteraron que el gobernador Aureoles Conejo cuenta con  todas las facultades para hacer ese llamado al presidente de la República, pues 4. 5 millones de michoacanos viven actualmente en Estados Unidos y han padecido el odio y el desprecio que promueve el gobernante estadounidense hacia las y los mexicanos.

En ese sentido, la dirigencia nacional criticó que esa reunión se lleve a cabo bajo el pretexto de la entrada de vigor del T- MEC, cuando Donald Trump ha sido el único presidente que ha denigrado y ofendido a México, por lo que le exigieron que no sea cómplice de actos racistas en contra del pueblo mexicano y que influya para que se concrete la reelección de uno de los presidentes más deleznables de mundo.

Ante este escenario, la DNE y el gobernador Silvano Aureoles pidieron al mandatario federal no olvidar las ofensas ni agachar la cabeza ante el enemigo número uno de México, quien de manera deliberada y sin ningún tipo de oposición por parte del gobierno mexicano, impuso la contención de migrantes centroamericanos a través del despliegue de la Guardia Nacional, además de empecinarse en construir un Muro que pagaría nuestro país.

Le insistieron que actúe como un verdadero presidente de Izquierda, que defienda los derechos de las y los mexicanos y deje a un lado los actos de sumisión con lo que está traicionando a él mismo y la soberanía de México.

Asimismo, le pidieron ser congruente y no olvidar sus dichos cuando se promovía como un personaje de izquierda, al recordarle que cuando era líder de Morena le pidió al ex presidente Enrique Peña Nieto demandar ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a Donald Trump por el agravio que representó el acuerdo sobre la construcción del Muro en la frontera norte del país.

Finalmente, reiteraron su exigencia a López Obrador de no prestarse al juego electoral de Donald Trump, pues es evidente que a él no le importa las relaciones bilaterales con México ni mucho menos le interesa salvaguardar la integridad de los millones de connacionales que viven en Estados Unidos.

Redimensionar imagen