Compartir

La niñez y adolescencia en México, es otra víctima de la incapacidad del gobierno federal para gestionar el control de la pandemia y para generar los programas y apoyos necesarios para aliviar sus efectos, denunció el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba.

El legislador de Acción Nacional dijo que los niños y adolescentes, aunque son poco afectados directamente en su salud por el virus SARS CoV 2, presentan rezagos educativos enormes, aumento en niveles de estrés y ansiedad, violencia doméstica y problemas de mala nutrición por la reducción del ingreso en el hogar, entre otros, – declaró el Doctor  Éctor Jaime Ramírez Barba, legislador del PAN, Secretario de la Comisión de Salud.

El prolongado cierre de las escuelas ha afectado negativamente el proceso educativo de más de 30 millones de alumnas y alumnos de educación básica y media superior, lo que aumentó el riesgo de abandono escolar; además de comprometer su bienestar actual y sus oportunidades de desarrollo futuro.

Lo anterior está sustentado en los Resultados de la Encuesta de INEGI sobre la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación 2020, donde se señala que 2.2% (738.4 mil personas) no concluyeron el ciclo escolar 2019-2020, por motivos relacionados con la Covid-19 o a la falta de recursos económicos; además que 5.2 millones de estudiantes no se inscribieron en el actual ciclo escolar de 2020-2021, por los mismos motivos .

Ramírez Barba recordó que la semana pasada, el Presidente López Obrador y el responsable de la estrategia de vacunación contra el SARS CoV-2, el doctor López-Gatell los excluyeron de la vacunación ratificando que la vida de los niños no tiene valor para ellos; como lo han hecho al negar el desabasto de medicamentos oncológicos y culpando a sus padres de “golpistas” en contra del gobierno de la 4T.

Para el gobierno no importan los contagios ni muertes en la población infantil, los considera como sacrificables, pues dice que lo verdaderamente importante es el regreso a clases presenciales – refirió el también médico guanajuatense.

Los niños y adolescentes de nuestro país tienen derecho a la protección de la salud y no se le puede excluir de la vacunación contra el SARS CoV 2, no se les puede exponer a regresar a clases presenciales sin la protección que implica la vacuna, máxime cuando existe vacunas autorizadas en nuestro país para aplicarse a partir de los 12 años de edad.

El gobierno federal no debe escatimar recursos para salvar vidas, debe atender el principio constitucional del interés superior de la niñez y los derechos reconocidos para las niñas, niños y adolescentes de nuestro país y garantizar la vacuna para toda la población en edad de recibirla.

Por ello, los diputados del PAN exigimos realizar la compra de dosis de vacunas, autorizadas por la COFEPRIS, necesarias para incluir dentro de la estrategia nacional de vacunación contra el virus SARS CoV-2 a toda la población a partir de los 12 años de edad; como condición necesaria para el regreso a las actividades escolares de forma presencial,  finalizó el legislador Éctor Jaime Ramírez.

Redimensionar imagen