Compartir

 McAfee, la empresa de ciberseguridad de dispositivo-nube, considera que el cierre de los centros educativos con el objetivo de cuidar la salud de más de 25 millones de estudiantes de nivel básico debido al riesgo de la pandemia del  Covid-19,  cambió diametralmente la manera de enseñanza en México y el mundo, ya que niños y adolescentes debieron adaptarse a una nueva forma de aprender debido al confinamiento a través de la educación digital donde si bien Internet es una valiosa herramienta de información, debe ser utilizada de manera responsable y segura.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria la tecnología se volvió uno de los mejores aliados de los estudiantes. El teléfono celular y la computadora permitieron continuar con el trabajo, el entretenimiento y la vida social con cierta regularidad. Los miedos que muchos padres sentían de exponer a los más pequeños al mundo virtual tuvieron que hacerse a un lado, para permitirles mantener una vida más o menos “normal”.

No obstante, para mantener a los estudiantes protegidos en el mundo virtual se requiere de la acción conjunta de los padres, tutores, docentes y autoridades. En ese sentido, la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, realizada por el INEGI, indicó que aproximadamente uno de cada tres usuarios de Internet en México son niñas, niños o adolescentes. 

Esto cobra importancia relevante si tomamos cifras del Informe del Estado Mundial de la Infancia de la UNICEF, donde el 33% de las niñas y niños reportó que el contenido sexual no deseado, así como la violencia, son los contenidos  que más les desagrada encontrar en Internet. McAfee señala que este informe alertó que si bien el uso de las plataformas digitales ofrece la oportunidad de aprender y socializar, también plantea riesgos para la protección, privacidad y bienestar de los cibernautas menores de edad. 

“Se pueden tomar medidas concretas para aumentar la protección de los más pequeños de la casa. En primer lugar, se debe estar atento a los malware, pues con la pandemia del Covid-19 continúan en ascenso. Para ayudar a proteger los dispositivos de los hijos contra software malicioso, ataques de suplantación de identidad y otras amenazas, es mejor actualizar las soluciones de protección en todos los dispositivos y es esencial el uso de contraseñas seguras, optar por la autenticación de dos factores para agregar otra capa de protección entre uno mismo, los hijos y un atacante o hacker potencial”, mencionó Concepción Pedrajas, Directora General Consumo y SMB  para McAfee México.

Por otra parte, la ejecutiva señala que los controles parentales son el material más útil para evitar que los niños estén expuestos a información dañina para ellos o que, simplemente, los padres no quieren que vean. Además, se puede registrar la actividad web diaria, para poder revisar al final del día en qué sitios se ha metido el niño o adolescente.

“Si bien tener a los niños en casa nos puede hacer sentir más “seguros”, debemos recordar que aún hay riesgos a los que debemos estar alerta. Internet es una herramienta poderosa y necesaria para aprender, compartir y entretenerse, pero debemos estar atentos y ser capaces de enseñarles a nuestros hijos cómo utilizarla de manera responsable y segura”, finalizó Pedrajas.

Redimensionar imagen