Compartir

El plan que se cuece en la SCT de Javier Jiménez Espriú para el Tren México-Toluca es el de otorgarlo en concesión a inversionistas privados para que ellos se hagan cargo de culminar la obra que inició la administración de Gerardo Ruíz Esparza, y llevándose además la concesión para construir y desarrollar el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro.

Considerando que al “Choritren” el gobierno federal le ha invertido unos 60 mil millones de pesos, que faltan cerca de 21 mil millones en infraestructura física y ultimar el pago a la española CAF, tras realizar las pruebas finales de los trenes, resulta un buen negocio para ambas partes: el gobierno federal, que no quiere efectuar más inversión física, se libera de ello y obtiene contraprestación; en tanto que el concesionario recibe una infraestructura muy avanzada y la explotación de 200 kilómetros de un tren rápido que ha quedado como un buen deseo desde el gobierno de Carlos Salinas hasta el de Enrique Peña.

Quizá por eso el interés de los hermanos Luis Mauricio Amodio para comprar OHL España dado que esa firma podría recuperar una parte del costo del Choritren. Pero el negocio de mayor envergadura es la concesión de la operación de ese tren y eventualmente la ruta México-Querétaro, y donde sólo inversores de pantalón largo en se animarían, como es la misma CAF que lleva aquí Maximiliano Zurita, Grupo Toluca de Roberto Alcántara y eventualmente Carlos Slim. Y el mayor obstáculo a este plan que se acuna SCT proviene, paradójicamente, del interior del mismo gobierno, de aquellos funcionarios que no desean echarse a cuestas más proyectos de los prioritarios para Andrés Manuel López Obrador, así como del “ala radical” que no aceptan el modelo de concesión o alianzas público-privadas (salvo para vender boletos de rifa).

Veremos hasta dónde llega el tren.

GAFI apoya UIF

Las últimas indagatorias sobre actos de corrupción revelan que en nuestro país los candados y revisiones de seguridad a los fideicomisos bancarios se enfocan a los integrantes de tal figura financiera… pero es casi nula la información sobre los beneficiarios de los fondos. Ésta es una observación que el Grupo de Acción Financiera Internacional, mejor conocido como GAFI, le hizo al gobierno mexicano, y que deberá ser atendida si no se quiere formar parte de la lista de países con alto riesgo para el lavado de dinero. Ante ello, el Senado trabajan para incorporar las recomendaciones provenientes desde el extranjero a la denominada Ley Antilavado que, entre otros puntos clave, propone una mayor autonomía de gestión a la UIF de Santiago Nieto.

Cemex, flujo arriba

En el complejo ambiente económico, resultó toda una revelación que Cemex haya mantenido estables sus ventas en el último trimestre (y una baja de sólo 1% anual) y el flujo de operación se haya mantenido en números negros pese a la baja de 21% en términos anuales. Pero lo que muestra la fortaleza de la firma que encabeza Fernando González es que el flujo de efectivo libre después de inversión en activo fijo de mantenimiento para el cuarto trimestre aumentó 38% y en todo el año subió 29% para sumar 695 millones de dólares… lo que  permitió abatir en 400 millones de dólares la deuda de Cemex.

En español, blim

Y conforme a  la estrategia de difundir contenidos en español, producidos en español, orientados a audiencias más jóvenes, la nueva es que blim tv que dirige Vanessa Rosas, lanza mañana una nueva serie, “Sobreamor”, que aborda la historia de un joven de la comunidad LGBTQ+,  serie que aboga por la tolerancia y el respeto en 7 capítulos de 15 minutos cada uno y soportados en diversas técnicas incluyendo la animación. Ojo, el tema y el diseño serán motivo de polémica.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen