Compartir

El incómodo silencio

El pasado 20 de mayo Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) publicó una investigación inicial con respecto a un posible conflicto de interés por parte del superdelegado en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños.

Tres días después, el 23 de mayo, la misma organización publicó un avance en la investigación, reflejando que el conflicto de interés era aun mayor de lo que se sospechaba y ofrecieron pruebas contundentes, pues involucran a varios miembros de Morena; así como más evidencias de corrupción por parte del funcionario Lomelí.

El tema se ha mencionado en las conferencias mañaneras del presidente quien ha hablado en un par de ocasiones de Lomelí, y la respuesta de Andrés López Obrador fue concisa: “si él [Carlos Lomelí] está implicado en actos de corrupción, va a ser denunciado (…) si hay pruebas, se castiga y sale del Gobierno, sea quien sea”.

No dudo que el Presidente de la República esté seguro de esas palabras; sin embargo también afirma que el proceso no está en sus manos ya que sus comentarios constantemente delegan la responsabilidad a Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, Secretaria de la Función Pública; a Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República; y a Santiago Nieto Castillo, Titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

En entrevista, Eréndira Sandoval afirmó que ya existe una investigación abierta contra funcionarios públicos; el problema es que no es prioridad para la SFP. ¡Qué raro, ¿no?!

Empero, se sabe que Alejandro Gertz Manero no ve con buenos ojos al “superdelegado”, ya que impuso al abogado José Juan Soltero Meza, en un puesto administrativo en la delegación de la FGR.

Soltero Meza ha estado vinculado con la empresa Abisalud y en el Juzgado Octavo de Distrito en Materia Penal con sede en Jalisco, existen documentos que comprueban que el despacho Soltero y Asociados, representó a un presunto narcotraficante.

Por último, Santiago Nieto también ha mencionado que hay una investigación a los bienes y contratos de las empresas ligadas a Carlos Lomelí, pero tampoco es prioridad.

El silencio que ahora rodea el posible delito de Lomelí augura con convertirse en el primer caso de impunidad en la Cuarta Transformación.

La ruta del dinero

Le decía que el sector de brokers o Intermediarios de bonos está muy activo ante un cambio de escenario económico por la eventual aplicación de aranceles de Estados Unidos a las importaciones procedentes de México. El mercado de bonos del gobierno mexicano  mueve unos 30 mil millones de pesos al día y difícilmente se podría ver afectado dado los controles de la secretaría de Hacienda. Al respecto, Eduardo de la Garza, director general de Grupo GFI consideró que ese mercado está aún  estable pese a que en 2019 ha mostrado un ligero descenso en su operación calculada en 4 mil millones de pesos diarios. GFI que opera entre el 20 y 25% del mercado de bonos gubernamentales y corporativos anticipa que los inversionistas serán muy exigentes ante nuevas emisiones. Y bueno, por el lado del trading dice que seguirán ganando mercado las firmas que posean ventajas tecnológicas para identificar movimientos del mercado y ofrecer una respuesta en tiempo real.

Redimensionar imagen