Compartir

No es sorpresa los nombres  que soltó Emilio Lozoya sobre los legisladores que aprobaron la Reforma Energética y que acusa se les entregó, por su voto un soborno por 52 millones de pesos.

Es decir  la bancada del PAN  del 2012-2015 que le tocó coordinar a Luis Villarreal y Ricardo Anaya, así como en el Senado con Ernesto Cordero, Roberto Gil, Fernando Herrera y los actuales gobernadores que salieron de esa legislatura para Tamaulipas,  Francisco Cabeza de Vaca, Aguascalientes, Martín Orosco, de Querétaro, Francisco “Pancho” Domínguez y de Durango José Rosas Aispuro.

Le comenté la semana pasada que efectivamente en la Cámara de Diputados que preside la panista  Laura Rojas, sin excepción de tamaño de bancada logran sus acuerdos para impulsar las reformas, pero sobresalen las del gobierno en turno.

Se destila hacer amarres en los oscurito o bajo el agua, de eso es un secreto a voces, pero ninguno de los partidos políticos se atreve a denunciarlo, pues sería tanto como darse un balazo en el pie.

Anote por ello que con sus mayorías imponen los recursos económicos para pedir el voto de las segunda y tercera fuerza política, generalmente  entre ellos se registra las dos terceras partes de los 500 diputados que se necesitan.

En esas fechas, con la llegada del PRI a la Presidencia de México con Enrique Peña Nieto, su bancada en San Lázaro logró la mayoría, 212 diputados y al estar parejos el PAN 114 con el PRD 104, los priistas buscaron el respaldo individual para sacar las reformas de ese Pacto por México que les llamaron estructurales.

Bueno el Pacto también en el legislativo fue que el PAN aprobara la Energética con voto en contra del PRD con Silvano Aureoles como coordinador y el PRD aprobará la hacendaria con el voto en contra del PAN. Según la estrategia era precisamente legitimar, con esos resultados que no todos los partidos estaban de acuerdo.

Bueno, dicen los que saben que tan efectivo fue el amarre que desde Los Pinos se ofreció la gubernatura de Michoacán para Silvano Aureoles, el mismo que a la fecha gobierna.

La sorpresa no es que Lozoya acuse y el Presidente Andrés Manuel López Obrador replique y restregué de la venta del voto para aprobar la reforma energética, sino más bien los propios panistas en voz de su líder Marko Cortés ahora exigen que el que acusa tiene que probarlo y esa es la tarea para Lozoya.

Si no tiene las pruebas suficientemente sólidas de sus acusaciones, corre el riesgo que se le revierta en el proceso, pero si le resulta positivo entonces será un severo descalabro no solo a los panistas sino, por citar algunos los ex Secretarios peñistas, Luis Videgaray, Aurelio Nuño, el propio ex líder petrolero, Carlos Romero Deschamps.

Dicen los que saben que el asunto es tan gordo y más en tiempo electoral que por ello en Morena y la Fiscalía de Alejandro Gertz Manero casi casi se escucha el grito de “¡hay Lozoya no te rajes!”.

CARLOS ORVAÑANOS, EL NUEVO VOCERO DE CARLOS JOAQUIN

El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín dio un golpe de timón a su estrategia de gobierno para cerrar en lo que le resta de dos años y comenzó, primero, por desaparecer la Oficialía Mayor y posterior refrescar y enderezar al 100 por ciento  el área de Comunicación Social con la designación de Carlos Orvañanos, un panista con tablas en lo político- financiero y estratega en administración gubernamental y empresarial.

Desde luego que la figura en esa área es superior a la media, pues Carlos Joaquín le da un toque de refrendar que su gobierno es de origen panista aunque no olvida que  fue  en alianza con el PRD que hoy está en las últimas.

Para que se dé una idea de los alcances de Carlos Orvañanos, fue delegado político en Cuajimalpa, en la Ciudad de México, en 2009 y en el 2012 dio la pelea a Demetrio Sodi y Mariana Gómez del Campo por la candidatura del PAN a la jefatura de gobierno que al final el PRD se impuso con Miguel Angel Mancera.

En esta administración de Carlos Joaquín, se desempeñó como encargado de promover y traer las inversiones al estado. Impulsó una de sus empresas Cervecería Tulum, que ha sido exitosa. Basta recordar que su preparación académica cursó la universidad de Harvard y como compañero tuvo a Mauricio Vila, el mismo que además de ser panista hoy también es gobernador del vecino estado de Yucatán. En síntesis, con la llegada de Orvañanos, sin duda la comunicación del gober, sufrirá una transformación, la anterior, si la hubo ya es historia.

LA INFAMIA DE MONREAL

El líder de los senadores, Ricardo Monreal ayer ofreció hablar con los representantes de los medios de comunicación. La idea fue adelantar la presentación de su libro titulado La Infamia, una cronología que data la persecución del Poder o del sistema presidencial desde que abandonó, en 1997 el PRI para irse como candidato y ganar la gubernatura de Zacatecas por el PRD.

En 2009 fue objeto de otra persecución, junto con toda su familia por el gobierno de Felipe Calderón, pues es un abierto pleito porque Monreal fue el coordinador de la campaña de AMLO que, para la historia Calderón junto con el PRI le robaron la elección.

Describe, en La Infamia, los medios políticos utilizados por los gobiernos anteriores con el único fin de intentar frenar a sus adversarios.

La lectura de este ejemplar sin duda levantará ámpula a los políticos citados que, de alguna manera se verán exhibidos por sus formas de operar y que no es secreto para los mexicanos saber cómo se las gastan. Monreal prendió el fuego, a ver qué partido o políticos responden y le echan más leña o de plano se quedan callados y se agachan como gallinas.

Jachavez77@yahoo.com

Redimensionar imagen