Compartir

Es muy probable que ayer, en Pénjamo, Guanajuato, el presidente López Obrador haya pronunciado el discurso más importante, ya no de su responsabilidad actual, sino de su carrera política en conjunto.

            … De manera que si él lo considera útil y le interesara usar la frase que se lee en la parte superior de esta columna, bajo el título, ¡Todos juntos contra la corrupción y la impunidad!, con mucho gusto le sería cedida…

            Creo además, doctor Gertz, que ese discurso presidencial del sábado último ha venido a incrementar en una medida aterradoramente inmensa su compromiso de vida como  profesional del Derecho, educador y maestro emérito de la materia, formador de varias generaciones de púberes, adolescentes y jóvenes mexicanos, servidor público durante muchos lustros y un político entre los más experimentados, comprometidos y curtidos de nuestra historia reciente. Enorme peso, doctor, pero al mismo tiempo una gran oportunidad para hacer frente a la siguiente afirmación que el viernes pasado hizo el propio presidente en territorio jalisciense y ayer reiteró en esta entrañable población de Pénjamo, Guanajuato:

            “Que se escuche bien; que se escuche lejos, no se va a permitir que actúe la delincuencia con impunidad. Ya no es el tiempo de antes, ya no se trata de que yo puedo hacer y deshacer porque tengo influencias y voy a comprar a ministerios públicos y voy a comprar a jueces y voy a comprar a autoridades que me van a sacar de la cárcel…l Ya no va a ser así. Estamos limpiando de corrupción al gobierno. Ya no va a ser ese  caballero don dinero el que decida sobre la vida pública de México. Ya el dinero no es lo que rifa. Ya que el que esté pensando que su dios es el dinero y que lo resuelve todo con dinero, se va a equivocar. Ya no es con influencias ni con dinero, no es el poder económico el que va a decidir la vida pública de nuestro país.”

            Para lograr lo anterior, el presidente subrayó la necesidad de “marcar bien la línea divisoria entre la delincuencia y la autoridad porque cuando se mezclan, no sabe uno dónde termina la delincuencia y dónde  empieza la autoridad y entonces no se avanza Aunque haya bienestar; aunque haya crecimiento económico; aunque haya buenos policías, si no se mantiene la autonomía de la autoridad no avanzamos.”

            En los últimos días de la semana anterior, el jefe del Ejecutivo abordó temas vinculados a la ola de violencia con la que el crimen organizado y el narcotráfico han elevado a índices crecientemente insoportables las posibilidades de que la brutalidad eleve las agresiones a ciudadanos por la acción de las parvadas de delincuentes que provocan la respuesta de las fuerzas armadas. 

            “Nosotros -expresó AMLO ayer, en Tepatitlán, Jalisco, antes de cruzar la frontera con Guanajuato-, nosotros no podemos exponerlos; por eso no se aplica el uso de la fuerzainstrumentos capaces  a discreción. No se puede apagar el fuego con fuego, no es la violencia contra la violencia, el mal contra el mal. El mal se enfrenta haciendo el bien…”

            Pero la guerra contra el narco lamentablemente se salió de control muy poco tiempo después de haber comenzado y resulta muy triste tener que aceptar que eso ocurrió por la incapacidad, la deshonestidad y hasta la corresponsabilidad entre autoridades civiles y capos. Esto hay que exterminarlo, señor fiscal y es casi seguro que el presidente necesite un nuevo agregado a sus estrategias y políticas de combate a la inseguridad, que deba ocupar una magnitud del tamaño de la que cubre la Cuarta Transformación…

            No quiero, pero esta situación no se alivia con deseos, sino con capacidad de realizar la tarea. Me refiero a la probable necesidad de desarrollar una Quinta Transformación en el terreno específico de la seguridad que su amigo el presidente prometió conquistar muy pronto después de iniciar su Presidencia; cosa que no vemos aún.

 En la Fiscalía General de la República, usted es el cuadro mejor capacitado dentro del equipo presidencial para hacer esa tarea. ¡Aguante, doctor Gerzt Manero…!

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015                       

Blog: leopoldomendivil.com

Redimensionar imagen