Compartir

La crisis del dengue

Un década después de la crisis de la influenza A HINI que implicó la atención del gobierno federal con medidas antes vista ahora el país encara la crisis del dengue.

Queda claro que el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer Varela ha minimizado los riesgos, a pesar que el escenario se complica con la intersección de la incidencia de casos de dengue y la aparición de la influenza.

Según la propia Secretaría de Salud a la fecha se reportan 20 mil 914 casos confirmados de dengue y dengue hemorrágico, sin embargo fuentes del sector salud señalan que esta cifra podría oscilar los 30 mil casos.

Nada más para que tenga una idea de la gravedad de la crisis que le comento el año pasado por estas fechas se reportaban 2 mil casos de dengue.

Veracruz y Jalisco son las entidades que concentran la mayor incidencia en ambos tipos de dengue con 6,107 y 5,047 casos, respectivamente.

Hay sospechas fundadas que existe un subregistro de casos en consultorios y farmacias comunitarias donde es susceptible de diagnósticos erróneos y complicaciones, ya que no hay control de la secretaria de Salud y del CENAVECE que depende de la Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud que encabeza Hugo López-Gatell.

Hay personas que no se reportan en la estadística y solo acuden al médico por paracetamol e hidratación, medicamentos para el tratamiento ambulatorio.

En México, durante la semana epidemiológica 37 (la semana que ya cerró), se notificaron 16 mil 403 casos de dengue, incluidas 43 defunciones. El 72% de los casos corresponden a Veracruz (4,845), Jalisco (3,405), Chiapas (1,873), Oaxaca (935) y Puebla (667).

El serotipo, que es la clasificación inmunológica para definir las características particulares del virus del dengue, se asocia con cambios (en un 78%) en el patrón de infección y frecuencia de signos graves.

Este último punto complica el escenario, ya que se si combina con la presencia de la influenza A H1N1 la transformación del serotipo del dengue podría elevar la incidencia en la última parte del año lo que parece no quita el sueño al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que ha acuñado la frese de “primero los pobres”.

Y es que precisamente es la población con menores ingresos la más vulnerable con la explosión del dengue.

La ruta del dinero

La CONCAMIN de Francisco Cervantes entregó ayer el premio “Ética y Valores en la Industria 2019”, que reconoce los avances en Responsabilidad Social en el ámbito empresarial, al organismo de Normalización y Certificación NYCE, que preside Gerardo Hernández y dirige Carlos Pérez, por su ardua labor en mejorar sustancialmente el sentido en la materia. Y es que, además de realizar actividades de normalización, certificación, verificación y pruebas de laboratorio relacionadas con sistemas de gestión, establecidas en las normas internacionales ISO/IEC, el organismo cuenta con diversas filiales y abarca campos como electrónica, eficiencia energética, laboratorios de química, metal mecánica e hidrocarburos, entre otros.

Redimensionar imagen