Compartir

No se tratara de la madre de Joaquín “el Chapo” Guzmán, (¡¡aahh, no!!, que ya no hay que nombrarlo por su apodo),  porque ahí sí, el presiente Andrés Manuel López Obrador se baja rápidamente del vehículo y camina para saludar de mano a la señora Consuelo Loera, que le ha venido pidiendo poder estar en Estados Unidos para, por razones humanitarias, visitar a su hijo y luego, convivir en una taquiza con miembros de la familia Guzmán Loera. Previamente, como se recordará, en octubre del 2019, en un fallido operativo conocido como el “culiacanazo”, el mismísimo jefe del Ejecutivo ordenó la liberación de Ovidio Guzmán, porque la situación lo rebasó ante tanta desorganización.

Tiempo después, el presidente, mostró toda su soberbia, cuando María Carolina Peña, madre del líder de pescadores de San Felipe, comunidad enclavada en Mexicali, Baja California, Sunchine Antonio Rodríguez Peña, una mujer de edad avanzada, logró llegar hasta la camioneta del tabasqueño para pedir la liberación de su hijo y en un ejercicio de enorme soberbia, López Obrador no se tomó la molestia ni siquiera de bajar el vidrio, prefirió quedarse viendo a la nada, como si la mujer no estuviera ahí, suplicante; con eso de que ahora se dedica, -según él-, a cuidar la investidura presidencial, no sea que se la vayan a maltratar o a raspar… Realmente patético. Cómo se nota que el presidente no ha leído su ridícula, ¡perdón!, su maravillosa Guía Etica que apenas dio a conocer hace unos días desde el púlpito de Palacio Nacional; puede que ni él la haya escrito.

Apenas el pasado mes de noviembre, en un operativo presuntamente de la Secretaría de Marina, fue detenido el exlíder de pescadores de San Felipe, según narró el hijo de este personaje, por la madrugada con gente encapuchada encañonando a todos los miembros de la familia, acusándolo de ser presunto líder del Cartel del Mar, ejercer la delincuencia organizada en la modalidad de lavado de dinero y traficar con especies endémicas como la totoaba.

Se sabe también y llama la atención, por otro lado, que Sunchine Rodríguez es un conocido activista en San Felipe y antes de ser detenido, había manifestado sus intenciones de participar en el proceso electoral del año entrante, probablemente, con una candidatura independiente. ¿Acaso la consigna de la Federación era cerrarle el camino?

En las fotografías tomadas por el foto periodista Víctor Medina, se puede ver a la señora María Carolina visiblemente afectada, desesperada y con lágrimas en los ojos. Atrás de ella, se aprecia una cartulina con la figura de su hijo y una interesante leyenda en letras negras y rojas: “AMLO, si él cree en ti, nosotros creeremos…”. ¿Será que Sunchine Rodríguez es uno de los millones que votaron por López Obrador y ahora, dadas las circunstancias, está desencantado, por no decir decepcionado?

Independientemente de la situación legal que tenga el líder de pescadores de San Felipe, -porque ya en una ocasión, en el 2017, fue detenido y luego liberado-, y si resulte ser culpable o no, ya en los corrillos políticos se comenta cuáles podrían ser las diferencias entre este Cartel del Mar y el famosísimo Cartel de Sinaloa que comanda “el Chapo” Guzmán y por qué no hay las mismas atenciones  para Consuelo Loera que para María Carolina Peña. Qué le costaba al presidente haberla escuchado simplemente, por ser una persona de la tercera edad; una madre que al igual que la señora Loera, quiere ver y saber de su hijo, ¿por qué no otorgarle las mismas facilidades a la señora Peña?¿ Será acaso que al tabasqueño no le tiene cuenta este nuevo expediente, más aún si tomamos en consideración que hace unas semanas, hasta disculpas públicas le ofreció a Joaquín Guzmán por llamarlo “el Chapo”’

¿Será que en el caso de la detención de Sunchine Rodríguez no hay una figura clave como lo es Ovidio Guzmán, que a leguas se nota que en esta llamada cuarta transformación, es él quien tiene “el sartén por el mango”? Al tiempo.

MUNICIONES

*** ¡Quién lo diría!, López Obrador está igualito que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y eso que el tabasqueño se dice liberal cien por ciento y no ultraconservador como el brasileño. Resulta que Bolsonaro es otro de los que se resiste a reconocer el triunfo de Joe Biden en las elecciones presidenciales del vecino país del norte y alega, -al igual que Donald Trump-, que hubo fraude en esos comicios, por lo que esperará a que se resuelvan los asuntos legales de la elección en Estados Unidos para dar su posicionamiento y felicitar al ganador. Hace alrededor de una semana, el presidente mexicano dijo sobre este asunto: “No queremos ser imprudentes, no queremos actuar a la ligera y queremos ser respetuosos de la autodeterminación de los pueblos y del derecho ajeno” y optó por esperar, -según él-, a que se resuelva lo legal en dichos comicios. Muy probablemente, el tabasqueño no ha reparado en que todos los recursos legales que el aún inquilino de la Casa Blanca ha interpuesto, se han derrumbado; Biden es ya el presidente virtual de los Estados Unidos, mientras que un frustrado y decepcionado Trump, se dedica a jugar golf como mecanismo de evasión para no asimilar su estrepitosa pérdida. Por cierto, los acuerdos que había hecho el tabasqueño con su muy querido amigoouu, también se vinieron por tierra.

*** En el marco de la Feria Internacional del Libro que se lleva a cabo en Guadalajara, al .Durante su participación en la presentación del Libro “Ciudadanía, Interculturalidad y Redes Sociales”, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, señaló que la ciudadanía digital se ha incorporado a la vida democrática como una nueva forma de participación que exige respeto, intercambio y deliberación informada, manteniendo los valores y principios de la vida democrática, al tiempo que aseveró que la pandemia de la desinformación, ahora infodemia, supone un reto no sólo para las autoridades, sino también para la propia ciudadanía. Subrayó el doctor Córdova que “en los tiempos que corren, pero también en el futuro que viene, el pensamiento crítico será clave para el ejercicio de la ciudadanía, para que ayude a sortear las trampas de la desinformación y también para exigir sus derechos a las autoridades y hacerse corresponsables de su vida con otros en comunidad”.

*** Vía un comunicado, la Fiscalía General de la República, informó que ha solicitado la extradición a México ni más ni menos que del exsecretario de Seguridad Pública en tiempos del calderonismo, Genaro García Luna, al tener ya una orden de aprehensión en contra del exfuncionario, quien habría incrementado su patrimonio en alrededor de 27 millones de pesos, de manera ilegal.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen