Compartir

Pese a que el dólar y el precio de la mezcla mexicana del petróleo repuntaron algo, indudablemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador, que por cierto se adjudica la baja en el precio de las gasolinas en todo el mundo, transita por uno de los peores momentos de su sexenio porque entre sus planes no estaba que la pandemia del Covid-19 afectaría tanto su popularidad, que actualmente va a la baja, ni que subestimarla le ganaría el señalamiento de otros países del mundo.

El periódico “The New York Times” publicó un artículo en el que destaca que el tabasqueño, que aseguró que salir a comer a la calle a un restaurante o a una fonda no está prohibido, minimiza la crisis que ha desatado el coronavirus.

“Sorprendentemente deseñosos”, es el término que el rotativo norteamericano utiliza para criticar tanto a López Obrador, como al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sí, aquel que aseguró que si alguno de sus hijos fuera gay, primero él mismo lo mataría.

Uno en un extremo, el otro, en el contrario, el caso es que como lo establece “The New York Times”, guardan una enorme similitud ambos mandatarios, el que quizás por ignorancia y por su ego, subestiman una situación realmente dramática.

Lo que le criticó al presidente mexicano el referido diario, fueron sus multitudinarias giras, así como estar abrazando a la gente sin importarle el grado de contagio.

Y para colmo de males del tabasqueño, su relación con la Iniciativa Privada se puede cortar con un cuchillo, sobre todo luego de que los dejó totalmente descobijados con esta emergencia sanitaria.

Por eso, el Consejo Coordinador Empresarial, que liderea Carlos Salazar, le envió un carta en la que le solicita: que el presidente clarifique sobre  “cuáles son las implicaciones laborales de este decreto que dice suspender temporalmente las actividades de los sectores público y privado. Por ejemplo, en el transporte privado de personal a plantas y fábricas deben continuar laborando pero tienen esta problemática que es concentración arriba de un camión. Es el tipo de cosas que requieren claridad”,

Ello, porque el gobierno de esta llamada cuarta transformación,  anunció un plan para tratar de frenar el contagio de Covid-19, pero ya se sabe que esto lo hacen con el sello de la casa, es decir, puras generalidades, nada concreto, sin fechas, ni tiempos ni recursos y evidentemente, eso ha generado gran confusión entre los hombres del dinero.

Por eso no vale que el tabasqueño salga a decir que como el ingeniero Carlos Slim le habló por teléfono para avisarle que no correrá a nadie de sus empresas, ya con eso todo México puede dormir tranquilo.

 
MUNICIONES

*** Un llamado para que se reactive la economía en México, pese al Covid-19 hizo el presidente de Grupo Salinas, Ricardo Salinas Pliego. Sin dejar de reconocer las consecuencias del Coronavirus, el empresario fue enfático al señalar que “la vida tiene que continuar. Sabemos que el miedo es muy mal consejero y hoy nos han metido a todos el miedo. El miedo a morir por el virus” e hizo una invitación “a pensar sobre los datos duros del virus y también sobre lo que está pasando con el empleo y con la gente que vive al día” y tiene que salir a trabajar. Agregó Salinas Pliego que “paralizar toda la actividad económica de tajo significa hambre y por lo tanto dentro de poco tiempo se desatará la delincuencia, la rapiña y el caos porque resulta que el estómago no sabe esperar”. Por eso, urgió a recapacitar, “urge frenar esta locura. No podemos darnos el lujo de rendirnos ante el pánico con medidas que van a resultar peor que la enfermedad. En efecto, el coronavirus parece un nuevo tipo de neumonía muy fuerte, pero al final de cuentas es una neumonía más y también es cierto que algunas personas morirán por esta causa, principalmente los más viejos como demuestran los datos”. Finalizó diciendo que “con la ayuda de todos vamos a salir adelante”.  

*** La presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, Mónica Fernández Balboa, acompañada por el senador Miguel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud de esa instancia legislativa, instaló el Grupo Plural de trabajo para el seguimiento a la pandemia del virus Covid-19. Las senadoras Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, del PAN, y Nuvia Magdalena Mayorga Delgado, del PRI, serán secretarias de dicho grupo

*** Pues resulta que aprovechando que ya no habrá sesiones en el Senado de la República, el siempre flamante legislador morenista Félix Salgado Macedonio, se fue a Acapulco a disfrutar la playa, una vez que México ingresó a la Fase Dos del Covid-19. La víspera de que el también exalcalde de Acapulco decidiera placearse en la playa, por sus redes estuvo twiteando aquello que dijera en una mañanera el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell sobre que el presidente López Obrador es prácticamente inmune a dicho mal porque tiene la suficiente fuerza moral como para sortearlo y que le ganó tantas críticas del funcionario de Salud, que se nota que lo que ansía, es quitarle el puesto ni más ni menos que a Jorge Alcocer. Lo menos que le dijeron por las redes fue, irresponsble. ¿Y así quiere llegar Salgado Macedonio a ser gobernador de su estado?, los electores se la van a cobrar, al tiempo.

*** A otro al que le llovió “duro y tupido” fue ni más ni menos que al gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa, quien no midió sus palabras y se incluyó entre los pobres, aquellos que son inmunes y no les da Coronavirus. “¿Somos pobres, Kimosabi?”, se preguntaron muchos y es que hay que recordar que el experredista adquirió, -seguramente a un precio muy módico, casi, casi de interés social-, la casa que perteneciera al expresidente Miguel de la Madrid, allá en la calle de Francisco Sosa, en el mero corazón de la alcaldía de Coyoacán. Aparte, el mandatario estatal tiene una Notaría en Tehuacán, Puebla, por citar solo dos ejemplos del patrimonio de Barbosa, así que ¿pobre de dónde?

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen