Compartir

La magnitud de la catástrofe es inconmensurable. El Covid-19 deja ciudades vacías, nos aísla, lleva a los trabajadores de la salud más allá de sus límites, transforma lugares públicos en hospitales y desploma la economía. La pesadilla nos avasalla irremediablemente.

No hay opciones, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, fue claro: #QuedateEnCasa, “es impostergable reducir la velocidad de transmisión de este virus, es nuestra última oportunidad de hacerlo ya”.

La pandemia nos alcanzó y debemos tomar conciencia de la grave situación. Expertos  afirman que alrededor del 70% de la población podría resultar contagiada y no existe la infraestructura suficiente en el país para atender a los enfermos por el coronavirus.

Según datos de la Secretaría de Salud, el sistema hospitalario en México cuenta con 121 mil 400 camas para la atención médica de los mexicanos. Esto significa que se tienen 94 camas por cada 100 mil habitantes.

Además, pasada la emergencia sanitaria, vendrá la emergencia económica que ya se resiente. El dólar pasó de 18 a 25 pesos. La pandemia destapó que el 56% de la población tiene empleos informales, de subsistencia, y no puede dejar de trabajar, al hacerlo quedaría en una situación vulnerable.

Los sectores con mayor afectación inicial son: comercios, restaurantes, transporte y turismo, donde actualmente se ubica el 32 % de los empleos, así como las caídas en las exportaciones por el desplome de la demanda en Estados Unidos y el mundo.

Francisco Fernández, presidente de Canirac, califica el escenario como “desolador”, pues los restaurantes y negocios de comida registran una caída del 70% en ventas y de este sector dependen más de dos millones de familias. Fernández refiere que tardaron 10 años en recuperarse de la epidemia de la influenza.

La Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, informó que 153 hoteles cerraron  mientras que otros 85 establecimientos están por hacerlo en el transcurso de estos días.

En el aspecto macroeconómico, el desasosiego es mayor, la calificadora JP Morgan estimó que la economía mexicana se contraerá 7%, después de un año en el que el crecimiento fue de 0%.

Un panorama desalentador que obliga al gobierno y a los ciudadanos a tomar decisiones asertivas como la que solicita la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), al gobierno federal para que ejecute la Declaratoria Oficial de Contingencia Sanitaria a fin de brindar certeza a millones de micros, pequeños y medianos empresarios y a sus trabajadores.

Sin ella, advierte la Coparmex, sería ilegal que el 72% de la fuente de empleo en el país (PyMEs) solicite a sus trabajadores quedarse en casa.  Ya que, de acuerdo a la Ley Federal de Trabajo, la suspensión de labores a causa de la pandemia por Covid-19, aún no es oficial.

El tema no es menor, hay 4.1 millones de microempresas (menos de 10 empleados) y 112 mil pymes (hasta 250 empleados).  Expertos alertan que en 2 semanas más no van a poder pagar nómina a más de 30 millones de personas y 77% de las MIPYMES podrían dejar de operar en menos dos meses.

Al respecto el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, llamó a evitar el despido de  trabajadores  por la pandemia de coronavirus. Dijo  que sería un error y una injusticia que puede agravar la situación. Monreal, reconoció a  todos los trabajadores de la salud, por el gran esfuerzo que realizan en esta etapa tan crítica.

También el Consejo Coordinador Empresarial presentó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador un decálogo para que se otorguen apoyos fiscales a las empresas y evitar a toda costa el recorte de puestos de trabajo.

Los planteamientos se agrupan en cinco frentes: asegurar liquidez al mercado interno; estimular el consumo privado; facilitar y estimular la inversión privada; elevar consumo e inversión del sector público; y dar señales positivas a los mercados internacionales

Sin embargo, el presidente de México ha reiterado que no dará incentivos fiscales ni bajará impuestos. Es más, el SAT, publicó un desplegado exhortando a los contribuyentes a pagar en tiempo y forma. 

La petición empresarial es una práctica que ya implementan muchos países en el mundo, con el propósito de no frenar la actividad económica. En México la #4T, privilegia el reparto (regalo) del dinero y no la generación de la riqueza.

Ojalá que en el combate al Covid-19 se erradique también la polarización y el gobierno deje de ver a empresarios y a quienes difieren de sus estrategias como sus enemigos. No es momento de divisiones, sino de unidad nacional para llevar adelante un programa de inversión. La recesión mundial no está a discusión, sino su magnitud para determinar las medidas de mitigación.

@guillegomora

Redimensionar imagen