Compartir

La guerra electoral del 2021, cuando se renueve la Cámara de Diputados y se pongan en juego 15 gubernaturas, provocó el jueves pasado una interesante batalla en la Cámara de Diputados, con la votación para reducir el financiamiento público a los partidos políticos. MORENA y el presidente Andrés Manuel López Obrador, impulsaron la reforma pero  no lograron la mayoría calificada.

Con base en nuestras fuentes podemos considerar que esta batalla puede y debe leerse al menos en dos planos para entender qué fue lo que pasó. Mire usted:

En lo formal, MORENA no convenció a sus aliados, los diputados del PT y el Verde y a regañadientes tuvo que irse solo. La oposición del PAN, el PRI, el PRD y el MC presentó un bloque totalmente determinado a impedir la reforma que les quitaría la mitad de su financiamiento.

En este plano formal, la oposición e incluso el PT en voz de Gerardo Fernández Noroña, desplegaron una estrategia que acorraló a los morenistas, pues durante el debate en el pleno plantearon modificaciones al dictamen para lograr consensos. Noroña dijo que el PT era más radical y propuso elevar la reducción en 60%, siempre y cuando los recursos se distribuyeran igualitariamente y no en función de los votos obtenidos por partido. MORENA rechazó la propuesta.

Movimiento Ciudadano también puso en predicamento a la mayoría morenista, proponiendo eliminar por completo el financiamiento público a los partidos y destinar esos recursos a los pobres. MORENA rechazó también esta propuesta.

El plano de la realpolitik, fuentes directas, incluso de MORENA, nos dijeron que, en realidad esta última y AMLO nunca quisieron reducir el financiamiento a los partidos porque los más de dos mil millones de pesos anuales que les tocarán son muy apetecibles, pero AMLO quería exhibir a la oposición como un enjambre de políticos mezquinos que solo quieren chupar recursos públicos. O sea, la oposición como los malos y MORENA como los buenos.

            “Pero les salió el tiro por la culata”, festinaron los grupos parlamentarios de oposición, porque hasta Noroña exhibió en la tribuna el montaje de MORENA, l acusándola de querer escenificar en San Lázaro una supuesta acción de austeridad con la baja de los recursos de los partidos, golpeando arteramente a la oposición y sus aliados PT y Verde pero, dijo Noroña, con la intención real de que el Senado echara para atrás la reforma porque en el fondo MORENA es también un partido que necesita recursos públicos para operar.

¿Entonces para qué el teatro montado?, se preguntaron propios y extraños. La respuesta obvia fue debilitar a la oposición, fuera cual fuere el desenlace de la maniobra: aprobar la reforma asfixiaría a los partidos opositores; no aprobarla los exhibiría como mezquinos. Pero le falló el numerito a MORENA, que al final simplemente se autoexhibió…

Internet:  Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015                       

Blog: leopoldomendivil.com

Redimensionar imagen