Compartir

Ni las altas reservas internacionales ni las altas tasas de interés atajan por ahora una alta volatilidad cambiaria originada por la voluntad de Andrés Manuel López Obrador de cambiar de tajo la estructura del estado de derecho del país. De hecho, ya existen evaluaciones, como la presenta Morgan Stanley a través de su jefa de estrategias de inversión, Ioana Zamfir: el mayor riesgo que México hoy representa amerita una mayor prima de pago en pesos (arriba de los 18.40 pesos por dólar) ante el deterioro que se anticipa.

Cuando la devaluación acosó el final del gobierno de otro López, José López Portillo, el presidente saliente y suu poderoso aparato publicitario acusaron a los “especuladores”, a los “reaccionarios”, a un oscuro “Antiméxico”; los caricaturistas de ese entonces los personificaban como señores obesos, panzones, con sombrero de copa y casaca de levita, aprovechándose de los dólares que generosamente el gobierno administraba desde Palacio Nacional.

Hoy es muy diferente. No son esos vampirescos plutócratas cebándose sobre las carnes de la nación. El mercado cambiario es el sistema nervioso de cuerpo económico de mercados abiertos al intercambio de bienes y servicios que se modificó profundamente desde ese entonces ante la consolidación del TLCAN y ahora T-MEC.

Vaya, pasamos de los controles de cambio al final de López Portillo y toda la administración de Miguel de la Madrid, luego a las “bandas de flotación” establecidas por Carlos Salinas para reequilibrar la balanza de pagos… bandas reventadas por las crisis políticas tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio y que no pudieron atajar las emisiones de bonos de corto plazo vinculados a esas “bandas” de cambio.

Y tras el “Error de Diciembre” que acompañó el inicio de gobierno de Ernesto Zedillo, y que motivó las profundas reformas para darle autonomía al banco central cuyo mando fue traspasado al ex subsecretario de hacienda Guillermo Ortíz, sustituyendo en 1998 al venerado pero grisáceo Miguel Mancera Aguayo.

Hoy el mercado cambiario es abierto. Oferta y Demanda: en casos extremos, Banxico interviene con subastas de dólares para atajar episodios claramente especulativos como fue durante la pandemia Covid19.

Curiosamente, pese a una devaluación de casi 14% del 7 de abril pasado hasta ayer a la fecha, la institución que gobierno Victoria Rodríguez, no ha lanzado subastas. Ni aún con aumentos de casi 22% en el volumen de cambios peso-dólar en una semana hubo tales subastas, dado que las reservas internacionales crecieron inercialmente a 219.3 mil millones de dólares… pero Banxico ya mandó la señal de que podría intervenir ante “volatilidad extrema”. ¿Servirá?

Así que no son los “Antiméxico”. La devaluación de estos días sólo muestra que el “super peso” es un mito: la paridad responde al ir y venir de flujos de dinero, mercancías y servicios… cuyos propietarios de todo tipo – ya sea fondos de retiro, fondos de inversión, tesorerías de gobiernos y empresariales- miran con recelo y con un sentimiento “bajista” baja al peso (a 44 puntos, abajo del punto neutral de 50 puntos en los mercados de futuros) por el “ruido político” de un Plan C que anularía la separación de poderes al tiempo que se mantiene un alto déficit fiscal y la posible pérdida del Grado de Inversión para la deuda soberana. Pero, además, un cúmulo gigante de exportadores que esperan recuperarse de un largo período de sobre devaluación del peso ante el dólar.

Lo que debemos a Salud Digna

Millones de personas le deben lo más preciado que tienen, el cuidado de la salud en lo familiar e individual. Pero Jesús Vizcarra no pretende ni busca cobrarlo.

La red de 235 laboratorio de diagnóstico Salud Digna ha logrado poner al alcance de las personas un servicio que resultaría muy oneroso -dada su calidad, velocidad y calidez- para la gran mayoría de los mexicanos; un servicio que por las mismas razones es improbable obtener en el sistema público de salud.

Sin fines de lucro, Salud Digna nació hace 21 años, ha crecido y evolucionado: por ejemplo, ya realiza cirugías ambulatorias que evitan gastos catastróficos para cientos de familias.

Viene una nueva etapa.

Libertad 64 años

Libertad que lleva Silvia Lavalle está por cumplir 64 años. La primera sociedad financiera popular (Sofipo) que hubo en el mercado alista un proyecto para consolidar el modelo híbrido de atención a clientes. Conocido como phygital, combina la atención digital y omnicanal para sus clientes mediante su aplicación móvil, pero también conservando su presencia en sucursales mediante una atención personalizada.

Libertad es relevante pues mientras que la normativa de sofipos limita las operaciones para el fondeo de la cartera de crédito únicamente a deuda bancaria o de organismos centralizados y captación tradicional, la compañía que lleva Lavalle se fondea de recursos a través de sus propios clientes lo cual abarata su fondeo, pues más del 70% de los recursos captados por Libertad están invertidos en plazos mayores a los 90 días.

AIFA se integra en ACI-LAC

La nueva es que el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles que dirige en general Isidoro Pastor se incorporó a la Consejo Internacional de Aeropuertos de América Latina y el Caribe (ACI-LAC) que dirige Rafael Echevarne. Se trata de una vinculación que por un lado reconoce la calidad de las instalaciones aeroportuarias en Santa Lucía, al tiempo que permite al AIFA obtener beneficios de conocimientos y experiencias en gestión y operación a fin de elevar sus estándares mediante capacitación con expertos; oportunidades de negocio mediante eventos multi y bilaterales, redes de contacto y representación de intereses comerciales con otros aeropuertos.

En buena hora.

@mfloresarellanofloresarellanomauricio@gmail