Compartir

Sí algo logró la Secretaría de Economía a cargo de Graciela Márquez y la de Salud (nominalmente que lleva Jorge Alcocer) es poner en riesgo la viabilidad de 40 mil empresas y los empleos que generan luego de aprobar unilateralmente en la Ley General de Salud el nuevo sistema de etiquetado frontal NOM051de inspiración chilena… pero que en aquel país no arrojó resultados positivos en el combate a la obesidad, por lo que es predecible que dicha regulación tenga igual suerte en México.

De hecho, el Chile, conforme a los reportes de las autoridades de salud, el problema de sobrepeso aumentó casi 2% en los casi 3 años de haberse instaurado el etiquetado frontal basado en semáforos que pronto se pondrá en vigor en México. Los funcionarios más fundamentalistas de Economía y Salud, como Ernesto Acevedo, abiertamente declararon la guerra contra los alimentos y bebidas procesados, independientemente de las reformulaciones y reducción de los contenidos de carbohidratos, sodios y azúcar que las empresas han logrado tras años de investigación y desarrollo.

Sólo la COFECE, a cargo de Alejandro Palacios, trata de enmendar una política que afectará empresas, trabajadores y que no ha probado tener efectos ciertos contra la epidemia de obesidad. Cofece señala que el nuevo etiquetado ataca la competencia porque no brinda al consumidor la “información veraz, suficiente y clara sobre el contenido de los productos, de tal forma que le permita realizar mejores decisiones de consumo”; amén de que no establece una señalización y diferenciación cuantitativa y medible de cada producto respecto a otros.

Y ante la amenaza que representa la NOM051, el CCE que encabeza Carlos Salazar anuncia hoy las acciones que tomará ante la imposición de dicha regulación que, como efecto inmediato provocará una reducción de los planes de inversión privada que el presidente Andrés Manuel López Obrador desea presentar a mediados de marzo próximo.

Coyotes de la Marihuana

Y el jefe de la Cofepris, José Alonso Novelo hace bien en descalificar a los coyotes que, como es el caso de Esteban Ruz Carballido -ex candidato del PRI para el congreso capitalino- se hacen pasar como “amigos” del funcionario de origen yucateco para ofrecer “permisos” para la venta de cannabis y/o sus derivados… claro, a cambio de una “módica” suma por adelantado. Vaya despropósito: aún no está aprobada la legislación que normaría el uso de la marihuana, y ya hay vivales que quieren pescar algún cándido inversionista.

Christmas in Burbon Street

Vaya las cosas que uno se puede encontrar en las redes sociales: Joaquín “El Huacho” Díaz, superdelegado federal en Yucatán, sale fotografiado con ocho miembros de su familia durante las pasadas fiestas navideñas nada menos que Nueva Orleans. Bueno, igual y lo pagó de su propio peculio y punto, pero lo que resulta disonante -como en todos los casos de gastos y gustos refinados que mostrados por diversos integrantes del gobierno de la 4T- es el doble discurso. Por un lado, la narrativa la austeridad republicada, de corte a mansalva del presupuesto para quitar “privilegios neoliberales”, y por otro, los hechos que dan cuenta de la buena vida. Ya lo dijo un respetable analista financiero: “contra la burguesía hasta estar parejos”.

El Tren Maya vá

Está por saberse quién patrocina a Ernesto Martínez Jiménez, quién presentó un juicio de amparo contrala construcción del Tren Maya en el estado de Campeche, pero el hecho es que ese amparo quedó desechado el 15 de enero pasado por el Consejo de la Judicatura de la Federación. Así que sigue adelante el proyecto de desarrollo regional encomendado a Rogelio Jiménez Pons.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen