Compartir

México acaba de sufrir un duro revés en su capacidad de refinanciamiento de deuda con la degradación crediticia que Standard&Poor´s nos aplicó -con toda razón- al inicio de la crisis del coronavirus; y por ello las redes logísticas como Diconsa, Liconsa y Segalmex a cargo de Ignacio Ovalle, son elemento clave para el suministro suficiente y contino de víveres y así evitar el pánico y el desorden social.

De manera conjunta, Diconsa y Liconsa operan 32 mil puntos de servicio y venta, en tanto Segalmex posee 300 centros de acopio, y hoy resultan estratégicos para mantener inventarios por 3 meses la disponibilidad de alimentos básicos para las personas y familias más vulnerables. La norma para Segalmex es distribuir productos para 40 días por adelantado por lo que para este fin de semana todas las tiendas Diconsa y Liconsa estarán abastecidas para enfrentar la contingencia sanitaria. Su personal  toma turnos para garantizar el funcionamiento pero evitando conglomeraciones; en tanto que a los adultos mayores y madres con hijos en edad escolar se les autorizó el homework. Adicionalmente, la difusión de las medidas sanitarias en entre trabajadores, clientes y visitantes.

Y de especial importancia ha sido la aplicación, desde SADER que encabeza Víctor Villalobos, la aplicación de precios de garantía en el acopio de maíz y frijol, aplicando el protocolo de sanidad en los almacenes. Está en marcha el plan para mantener los suministros populares.

.

¿Centralización Mundial de Compras?

Independientemente del sentido del mensaje que el presidente Andrés Manuel López Obrador a los demás líderes del G-20, la propuesta de que la ONU concentre la compra mundial de medicinas e insumos para la salud evidenció a nuestro país en cuando menos dos sentidos: 1) que no se compró en tiempo y volumen de tales productos dada una política de austeridad y de combate a la producción, por lo que ahora quedamos a expensas de los “costo de oportunidad” anticiparon en enero pasado los fabricantes de insumos de China e India; 2) que tras hostilizar durante meses a laboratorios nacionales y amagar con importaciones supuestamente para acabar con los abusos y corrupción, el subsecretario Hugo López Gatell ha topado con que no hay en el mundo quién nos venda a precios asequibles… y ahora, Thalía Lagunes, en Hacienda, realiza compras de pánico.

Por cierto, en la declaratoria del G-20 no se incluyó la sugerencia del presidente mexicano… y la calificadora que encabeza Douglas Peterson enfatizó la pérdida de confianza de los inversionistas en nuestra economía.

Prosa Digital

La banca digital es una realidad. Vaya, Prosa, al mado de Alejandro Morales, recibió el Premio a los Innovadores Financieros en las Américas por México, por el trabajo realizado con Glints, el brazo de innovación de la empresa. La visión de Morales fue crear el primer ecosistema abierto y colaborativo de soluciones digitales que enlaza la oferta de Fintechs con las instituciones financieras y no financieras, e implementar un modelo de banca abierta. Ya les platicaré.

Plastic´s return

Pues lo fabricantes de bolsas de plástico, agrupados en la Inboplast que preside Álvaro Hernández, podrían resurgir en plena pandemia pues dadas las características de sus productos en contención y bajo costo, podrían ser aliados para detener al COVID-19. Por esa misma razón EU y Reino Unido detuvieron la prohibición del uso de bolsas de plástico… pero aún queda por resolver su impacto ambiental y “el cómo” recolocar a los miles de empleados que trabajan en tal industria.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano

Redimensionar imagen