Compartir

Poco tiempo pasó desde que nacieron las startups para que empresas con mayor capital desarrollaran un esquema de negocio que consiste en comprarlas para inyectarles activos y crear monstruos en ventas, a tal grado que especialistas del sector calculan que México tiene el potencial de alcanzar 30 firmas más en el estatus de unicornios, es decir, aquellas que alcanzan una valuación de más de 1,000 millones de dólares.

Según la firma CB Insights 38 por ciento de las startups fracasaron en su intento de despegar y ser un negocio rentable, situación que disminuye drásticamente cuando empresas consolidadas o fondos de inversión potentes las financian, se asocian o las compran.

Hablamos de esquemas en donde en muchos casos se apoderan de esas pequeñas compañías desde el marketing hasta los directivos para hacerse como en la exitosa serie Shark Tank del know how es decir la experiencia y todo lo que conlleva, como las relaciones públicas, la exhibición al consumidor, modelos de producción y red de proveedores, entre otros rubros.

Varias firmas de gran peso nacieron como unicornios donde figuran Facebook, de Mark Zuckerberg, con ayuda del fondo Firsthand Technology y Tri-Pillar, entre otros; Airbnb, de Brian Chesky, con el respaldo de Apollo, BlackRock, Silver Lake, entre otros; y Google, fundado por Larry Page y Sergey Brin, quienes consiguieron a sus dos primeros inversores importantes en 1999, Sequoia Capital y Kleiner Perkins Caufield & Buyers.

En nuestro país existen casos recientes de startups que han destacado entre los cazadores de nuevos negocios y se encaminan a alcanzar esta anhelada categoría en sectores que van desde la banca, hasta los alimentos donde están Oyster Financial, de Gabriel León; Moons, de Tommaso Tomba; Kichink, de Claudia de Heredia; Jüsto, de Ricardo Weder; y Food News, de Moisés Jafif y Mónica Díaz; entre otras. Esta última siendo de las que más reflectores atrae ya que e sólo 10 meses de nacimiento se encuentra en más de un mil puntos de venta, desde canales digitales y anaqueles de grandes cadenas.

Y bueno, y no menos importante, tenga en el reflector que Grupo Bimbo, al mando de Daniel Servitje, a través de una aceleradora de negocios de alimentación tiene el objetivo de desarrollar e invertir en startups del sector de panificación y snacks, cuyos modelos sean una apuesta al crecimiento, y ¿por qué no? a convertirse en un nuevo unicornio.

La ruta del dinero

Siempre a la vanguardia en el comercio especializado y que ahora se entiende a la banca Grupo Elektra lanza hoy su programa de lealtad TPremia donde además de la tienda de los pagos chiquitos se suman Banco Azteca, Italika y Presta Prenda. Los clientes de esas firmas de Grupo Salinas recibirán además de recompensas que van desde despensas hasta descuentos en comercio de diversos giros promociones que podrán ser elegidas por los propios consumidores de acuerdo a sus preferencias. En este arranque TPremia a través de alianzas diversas ofrece un amplio catálogo de promociones que confirman la influencia creciente de las empresas de Ricardo Benjamín Salinas Pliego en varios mercados.

A %d blogueros les gusta esto: