Compartir

Si se considera que la discusión de la Miscelánea Fiscal que se llevó a cabo en el Palacio Legislativo de San Lázaro y quedó inconclusa por cansancio, desgaste y violencia en plena tribuna, es una especie de ensayo de cuando se debata la señalada y controvertida Reforma Eléctrica, pues quién sabe, porque todavía falta la discusión sobre los Egresos y los ánimos no tendrían por qué relajarse sobre todo, ante las imposiciones procedentes de Palacio Naiconal.

La prolongadísima sesión en la Cámara de Diputados que empezó la tarde del martes, dejó en claro que las posturas seguirán polarizadas pero sin duda, el papel más vergonzoso le correspondió hacerlo a Morena y sus rémoras, especialmente en el punto de la manera en que esta errada y llamada cuarta transformación, a propuesta de su líder máximo, Andrés Manuel López Obrador,  les recorta de tajo la posibilidad de que reciban recursos las organizaciones civiles y fundaciones, a las que quiere extinguir, al igual que a los organismos autónomos.

El diputado Gerardo Fernández Noroña  cuestionó a la oposición imitando un discurso que hace años dio el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez en la ONU: “ayer vino el diablo aquí, a este mismo lugar, huele a azufre todavía en esta mesa donde me ha tocado hablar”.

Con ese mismo tono, Fernández Noroña hizo alusión al azufre y también a la mentira, hipocresía, usurpación y falsedad”. Mal show el que protagonizó el petista.

Después de los golpes y jaloneos en tribuna, diputados de la oposición como el panista Miguel Angel Monraz y Manuel Herrera, de Movimiento Ciudadano, les recordaron a los del partido oficial que las organizaciones civiles actúan ante la evidente ineficiencia de la administración que encabeza López Obrador.

De plano la que se exhibió al querer defender los intereses del inquilino de Palacio Nacional, fue la diputada morenista, Susana Prieto Terrazas, famosa porque metió mano en el conflicto que tuvo lugar en la Refinería de Dos Bocas. Enfrentada con parte de sus correligionarios, la madrugada de ayer a gritos aseguró que la iniciativa sobre recortar y limitar a las organizaciones civiles y fundaciones es “para contener a los lavadores de dinero”. Duros señalamientos que la diputada tendría que demostrar y no precisamente a gritos.

Añadió algo así como que solo son las personas morales las que supuestamente hacen sus donaciones de manera honesta, “las físicas, no” y luego entró en una especie de “shock” nervioso por lo que elevó aún más el tono de la voz para decir que “no podemos seguir permitiendo que utilicen esta tribuna para descalificarnos. En Morena no somos borregos”. No, claro, borregos no, son más bien ciegos seguidores del presidente que si se atreven a cambiar una sola coma de sus iniciativas, serán víctima de serias reprimendas.

MUNICIONES

*** El 20 de octubre de 2017, el encargado de despacho de la entonces Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán, dio cumplimiento a una orden que llegó presuntamente desde el Palacio de Cobián: destituir a un incómodo titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, Santiago Nieto Castillo; pues el personaje investigaba peligrosamente el financiamiento de la campaña presidencial del PRI en el 2012, con dinero proveniente de la firma Odebrecht. La destitución incluyó una campaña de desprestigio y acoso personal, en la que participó principalmente el exdirector del CISEN, Alberto Bazbaz Sacal, con el objetivo único de evitar que saliera a la luz uno de los casos de corrupción más grandes en la historia del país. A cuatro años ya de esos hechos, las cosas han cambiado diametralmente: Santiago Nieto encabeza desde la UIF las indagatorias sobre los funcionarios que recibieron sobornos de la constructora brasileña; Alberto Elías Beltrán enfrenta acusaciones por enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, y Bazbaz Sacal se encuentra en el ojo huracán con todo y familia por las empresas offshore que les descubrió la investigación de Pandora Papers. ¡Qué tal!

*** La Aseguradora Quálitas, se ha especializado en tener al peor personal. Tal es el caso del ajustador Francisco Rodríguez, a quien mucho le molesta atender los accidentes y por eso, se tarda en llegar al lugar del siniestro y cuando lo hace, su actitud es a todas luces prepotente y grosera por lo que hace de su obligación un impresionante trámite burocrático, lleno de trabas.

*** Por lo visto, al flamante director de la Comisión Federal de Electricidad, Mauel Bartlett, le valió un “cacahuate” los llamados a la mesura en sus dichos que le hiciera el senador Ricardo Monreal. Y es que el exgobernador de Puebla, siente que el respaldo que le da el presidente López Obrador, es tanto, que puede hacer lo que quiera y recuerda orgulloso cuando el inquilino de Palacio Nacional dijo aquello de que “lo que quieran con Bartlett, conmigo”, por eso sigue en sus afanes de enfrentarse a los empresarios y satanizarlos. En su más reciente “perla”, Bartlett Díaz aseveró que, “el Consejo Coordinador Empresarial actúa como representante y defensor de las grandes empresas que no pagan, arropando a las sociedades de autoabasto. Eso no es provocación, es una explicación detallada»,  y agregó: “No es una polarización. No se está manipulando a ningún sector social, simplemente se les explica el atraco, que consiste en un sistema eléctrico del que se beneficia un sistema oligárquico». Se le olvida al funcionario consentido del de Tepetitán que quien va a decidir sobre la controvertida Reforma Eléctrica promovida por su jefe es el Legislativo, no él. Pero en todo caso es bueno que el exmandatario poblano la siga regando.

*** Y sobre este mismo tema, el senador panista, Damián Zepeda le ofreció a Bartlett Díaz datos que debería de tomar en cuenta y dejar de lado su enorme ego. En conferencia de prensa, el legislador albiceleste subrayó que la CFE, produce al doble de costos la energía eléctrica, que un productor independiente privado con gas, de lo que se desprende que el gobierno produce al menos cuatro veces más caro que un productor privado de energía renovable a largo plazo. Recordó Zepeda que “la única manera de seguir bajando las tarifas es producir barato, cosa que no hace el gobierno y no hace la CFE” y planteó dos escenarios sobre qué podría ocurrir con la controvertida Reforma: “Una de dos, o sube las tarifas o las continúa subsidiando, porque etas tarifas de aquí cuestan esto porque tú mexicano pagas el recibo de la CFE y además pagas con impuestos un subsidio”. Remató que lo que la oposición ha venido planteando en el Legislativo, es que las tarifas bajen aún más, pero no por subsidio, sino porque se produce más barato. Sí, -se reitera-, que la siga regando Bartlett para que le eche a perder su reforma “estrella” al presidente.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen